Chile pasa un complejo momento económico y el Gobierno de Gabriel Boric continuó con algunas políticas sociales de pasadas administraciones y diseñó otras ayudas, con el fin de darle a las personas con menos recursos una base mínima de ingreso que les permita sostener sus vidas.

Por esa razón, en este 2023 el Ingreso Familiar de Emergencia Laboral, el Sueldo Mínimo y el Autopréstamo, son de vital importancia para muchos chilenos y ciudadanos del país.

Bono Marzo

El Aporte Familiar Permanente, también llamado Bono Marzo, es una ayuda en dinero reajustable en febrero de cada año, que se entrega a las familias de menores ingresos que cumplan los requisitos.

El monto del beneficio para el año 2023 es de $59.452. Desde el 15 de febrero se podrá revisar la primera nómina de beneficiarios quienes reciben pagos habituales del IPS, en tanto que desde marzo podrán hacerlo quienes reciben Asignación Familiar.

Autopréstamo

Esta iniciativa de ley consistiría en un préstamo asociado a cada fondo de pensiones, con un monto máximo de 30 UF, el cual podría ser solicitado por el cotizante, cuando este lo requiera. El beneficio es exclusivo para las personas que no estén pensionados y se encuentren a cinco años o más de su año legal de jubilación. La entrega del dinero se realizaría en cuotas desde el mes subsiguiente a la solicitación del préstamo y sin intereses.

IFE Laboral

El Ingreso Familiar de Emergencia Laboral es un bono que se diseñó y comenzó en el Gobierno de Sebastián Piñera. Consiste en la entrega de un monto para los trabajadores que estuvieron al menos un mes cesante, pero que comenzaron un nuevo empleo con contrato.

Este beneficio fue extendido por la actual administración y el pasado 5 de enero se anunció que se podrá postular al IFE hasta junio de 2023.

Sueldo Mínimo

Uno de los objetivos primordiales del Gobierno de Gabriel Boric, es el incremento sostenido del sueldo mínimo. Por esa razón, en enero de este 2023 aumentó la remuneración base en 10 mil pesos, quedando en $410.000 pesos. Esta medida ayudará a más de un millón de personas, que reciben un salario mínimo.