Para las 08:00 horas estaba pactada la llegada de los ministros de Economía, Agricultura, Salud, Minería y Energía a las oficinas del Ministerio de Medio Ambiente (MMA), que va a presidir el primer Comité de Ministros de 2023, encargado de revisar 26 reclamaciones sobre el proyecto minero-portuario Dominga, que podrían definir su viabilidad.

Han sido casi diez años de tramitación para este proyecto, que arrastra un engorroso proceso jurídico de por medio.

Si bien en 2017 el Consejo de Ministros rechazó esta iniciativa, por deficiencias en materia ambiental y en la entrega de información, esa decisión fue revertida por el Tribunal Ambiental de Antofagasta.

Después de varias reclamaciones sobre aspectos formales de este proceso, este tribunal especializado ratificó el criterio del comité y constató deficiencias en materia de impacto lumínico, contaminación y sobre el área de influencia del proyecto.

Sin embargo, sentenció que eran aspectos corregibles y reinició esta etapa de evaluación.

Así el Consejo de Evaluación Ambiental de Coquimbo – compuesto mayormente por seremis – aprobó este proyecto en 2021, por lo que la idea de Andes Iron – ligada al empresario Carlos “Choclo” Délano – vuelve a manos del Comité de Ministros. Una decisión “política”, según agrupaciones ambientalistas, que exigen su rechazo definitivo.

Las presiones por Dominga

El director de Greenpeace Chile, Matías Asún, entregó ayer una carta al MMA detallando el impacto negativo que este proyecto tendría en los ecosistemas, especialmente en el Archipiélago de Humboldt.

La contracara de esto, y el argumento de quienes apoyan el proyecto, tiene que ver con el aporte económico de esta iniciativa: una inversión de US$2.500 millones y al menos 11 mil empleos, que busca instalarse en La Higuera.

Por eso el alcalde de la comuna, Yerko Galleguillos (UDI), es uno de los que defiende la iniciativa, aunque con pesimismo.

El jefe comunal cree que esto es una decisión política que ya se resolvió, pero espera que el Gobierno se haga cargo de entregar alternativas económicas a la comuna.

Ese cuestionamiento encontró respuesta en uno de los integrantes del comité, el ministro de Agricultura, Esteban Valenzuela, que llamó a respetar el carácter técnico de esta instancia y descartó que el futuro del proyecto de Dominga ya esté zanjado.

Este es el punto que más preocupa en el sector privado, donde en el gremio minero, por ejemplo, han sido muy críticos de la forma en que la evaluación ambiental ha operado en este caso.

El presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Jorge Riesco, conversó con CNN Chile, donde dijo que él esperaría que el proyecto se apruebe en base a los méritos técnicos, “sin embargo no estoy muy optimista”, reveló.

Esta iniciativa también tiene una arista política, porque incluso se presentó un recurso de protección solicitando que la ministra de Medio Ambiente, Maisa Rojas, que preside el comité, se inhabilite por su visión “parcial” y “poco objetiva” sobre el proyecto.

De todos modos ella será la encargada de entregar la vocería principal de lo que ocurra.