El hombre detenido el fin de semana en Punta Arenas, confeso del descuartizamiento de un joven de 21 años, será internado en el Hospital Clínico de Magallanes.

Eso tras una audiencia judicial extraordinaria solicitada por su defensa ante las sospechas que este podía atentar contra su vida en medio de su detención previo a su formalización, agendada para mañana.

Así, la justicia ordenó que el detenido ingrese a la unidad psiquiátrica del recinto en un plazo no mayor a 24 horas para recibir atención médica, siempre acompañado por un funcionario de Gendarmería.

De ser encontrado culpable de este caso, el hombre acumularía su tercer homicidio: el primero lo cometió en 2009, siendo menor de edad; y el segundo en 2015, por el cual recibió 10 años de cárcel, pero en 2021 recibió el beneficio de libertad condicional.

Las razones fueron tener la mitad de la pena cumplida y su conducta intachable al interior de la cárcel.

Eso sí, a fines de septiembre de 2022, Carabineros envió un informe de rebeldía al Juzgado de Garantía de Punta Arenas.

La lista incluye varios días en los cuales no se pudo comprobar que el hombre estuviera cumpliendo arresto domiciliario nocturno, lo que se repitió luego de enviado el documento.

Después de eso Carabineros volvió a entregarle un informe al tribunal por causas similares, pidiendo un pronunciamiento, lo que – de acuerdo a registros del Poder Judicial – no ocurrió.

Familia de víctima quiere cadena perpetua

Los padres de la víctima han recabado datos de la última noche con vida de su hijo: una ida a la disco Club-K, un viaje en un auto que lo dejó en un supermercado y la pérdida de su celular.

“No saben el sufrimiento que estamos pasando como familia. Le quitaron la vida a mi hijo a pocas cuadras de su casa, no lo podemos comprender”, lamentó su madre, Alba Vargas, a Diario El Pingüino.

“Él salía, pero siempre se comunicaba conmigo. Me decía cuando iba en camino o si se quedaba en la casa de algún amigo”, agregó.

Por su parte Roberto Verdugo, el padre, acusó que este caso es un ejemplo de la “puerta giratoria”.

“La justicia no cambia. Estas personas como la que mató a mi hijo existen y hacen lo que quieren. Hacen lo que quieren con nosotros, las víctimas, luego quedarán libres o con penas bajas, como siempre”, lamentó.

“Espero que los jueces hagan su trabajo y que por favor le den la pena máxima, ojalá cadena perpetua. Nosotros no vamos a ser los mismos como familia”, zanjó.

La víctima del descuartizamiento cursaba tercer año de contador auditor en la Universidad Santo Tomás.

 ESTE ARTÍCULO DESCRIBE UN PROCESO JUDICIAL EN CURSO
Existe la posibilidad de que los cargos sean desestimados al finalizar la investigación, por lo cual NO se debe considerar al o los imputados como culpables hasta que la Justicia dicte sentencia en su contra.
(Artículo 04 del Código Procesal Penal)