Desde lo alto de la pre-cordillera, cientos de niños y jóvenes molinenses
pudieron mirar las estrellas y los planetas, en el marco de las “Noches Astronómicas”.
El mirador conocido como “El Velo de la Novia” fue el lugar elegido para la serie de
actividades dispuestas durante dos noches seguidas para los amantes del espacio, quienes
tuvieron un especial encuentro con la ciencia gracias a los profesionales del Instituto
Milenio de Astrofísica.
El evento, gestionado por la Corporación Municipal de Turismo, contó con apoyo de
diversas unidades municipales y brindó espacio especial a los emprendedores del lugar,
montando una feria artesanal y gastronómica para la ocasión.
ENTRETENIDO PRELUDIO
La antesala de la jornada fue amenizada por el talento musical de Harper Dúo, pareja
cauquenina que deslumbró con una inusual puesta en escena interpretando temas
clásicos del rock y canciones contemporáneas a través de la combinación de la guitarra
eléctrica con el arpa.
Simultáneamente, los más pequeños tenían la oportunidad de participar de una lúdica
ruleta en la que debían responder preguntas sobre el sistema solar y los cuerpos celestes
para ganar premios.
CIENCIA AL ALCANCE DE TODOS
Con mucha atención fue escuchada la charla especial que dictó la subdirectora del
Instituto Milenio de Astrofísica, Manuela Zoccali, quien explicó mediante una pantalla
gigante cuáles son los tipos de astros que se observan en un telescopio y cuáles son los
saberes que ha entregado la ciencia sobre el universo hasta hoy.
“Estamos haciendo una noche de observación y le contamos a la gente sobre la física de
los objetos, qué es una nebulosa o qué hay dentro de una estrella. Luego, con nuestros
siete telescopios enseñamos objetos de profundo cielo, como nebulosas, cúmulos de
estrellas y un par de galaxias; compartiendo con la ciudadanía nuestra pasión por el
universo”, señaló la astrónoma.
Por su parte, la alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo, indicó que “estamos maravillados
con esta oportunidad de acercar la ciencia a todos a través de este evento”, añadiendo
que “lo bueno es que las familias que vienen acá pueden disfrutar de la gastronomía, de

los parajes del Parque Nacional Radal Siete Tazas durante el día y del mirador El Velo de la
Novia durante las actividades”.