Las víctimas mortales por el lanzamiento de un misil ruso contra un edificio residencial en la localidad de Dnipró se elevan a 40, entre ellas tres niños, mientras que 46 personas permanecen desaparecidas tras el ataque, que ha causado también 75 heridos, informan este lunes fuentes del Servicio Estatal de Emergencias.

Un total de 39 personas fueron puestas a salvo, entre ellas seis menores de edad, durante las operaciones de búsqueda y rescate, en tanto que los psicólogos del servicio de emergencias han prestado asistencia a 98 damnificados y los servicios municipales han retirado más de 8.000 toneladas de escombros y 41 vehículos dañados.

En el ataque ruso lanzado durante la tarde del pasado sábado contra esta ciudad de un millón de habitantes ubicada en el centro de Ucrania, un edificio residencial recibió el impacto de un misil de largo alcance Raduga KH-22, diseñado para ser utilizado contra portaaviones y su flotilla de escolta y que puede llevar tanto ojivas convencionales como nucleares.

Según acusa Rusia, el misil habría provenido del sistema antiaéreo de Ucrania, como ocurrió con el proyectil que cayó en territorio polaco en noviembre pasado.

Las autoridades de Dnipró declararon tres días de luto por las víctimas de este misil, que destruyó un total de 72 apartamentos correspondientes a dos bloques de escaleras y dejó daños en más de 230 viviendas.

El edificio consta de 18 entradas, con 36 viviendas en cada una, y el número total de vecinos del inmueble era de 1.100.