La ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, reconoció que si el presidente Gabriel Boric hubiera tenido todos los antecedentes que salieron a la luz sobre los indultados, no les habría dado el beneficio.

Así lo señaló en un punto de prensa realizado durante la mañana de este lunes en el Palacio de La Moneda, donde abordó la última polémica que sacude al Gobierno.

Recordemos que la controversia terminó con la salida de la ministra de Justicia, Marcela Ríos, junto al jefe de gabinete del mandatario, Matías Meza-Lopehandía, y con el presidente Boric reconociendo “desprolijidades”.

Al respecto, la ministra Vallejo explicó que el mandatario estableció dos criterios para aplicar los indultos. Lo primero fue que debían ser personas condenadas por hechos ocurridos durante el estallido social, un compromiso que asumió durante su campaña.

Mientras que un segundo punto criterio, tenía que ver con excluir a aquellos condenados que tuvieran antecedentes complejos previos al estallido.

“Efectivamente, ese segundo criterio fue el que no se cumplió, fruto de una serie de desprolijidades, de las cuales evidentemente se asumieron las responsabilidades políticas en el Ministerio de Justicia, y también la jefatura de gabinete del propio Presidente de la República”, dijo.

“Los filtros se aplican en primera instancia en el Ministerio de Justicia, que es la cartera a cargo de esta tarea, pero también en última instancia, a propósito de que es una atribución presidencial, en la jefatura de Gabinete”, insistió.

No obstante, la ministra Vallejo aseguró que los decretos están jurídicamente bien elaborados, por lo que no hay vicios legales, agregando además que los indultos no se pueden revocar.

“Los indultos están jurídicamente bien establecidos y elaborados, son completamente legales, por lo tanto, a propósito de esta solicitud de la oposición de revocarlos, no es posible por una serie de criterios”, sentenció.

Asimismo, respecto al caso de Luis Castillo reconoció que “se produjo un incumplimiento de un criterio que fijó el Presidente”.

“Efectivamente, si el presidente hubiera tenido todos los elementos a la vista, la situación habría sido distinta”, señaló.

Consultada por el eventual reemplazo de Matías Meza-Lopehandía, militante de Convergencia Social, la ministra Vallejo señaló que es una decisión exclusiva del presidente Gabriel Boric, dado que es un funcionario de su confianza.

Por último, respecto de los últimos resultados de las encuestas, donde se evidencia la baja aprobación del mandatario y del Gobierno, Vallejo admitió que “es un momento bastante difícil para nosotros como Gobierno”.