Murieron dos personas y han quedado destruidas hasta 350 viviendas

El incendio, que se declaró en la tarde del jueves, se propagó rápidamente a través de quebradas y cerros por los fuertes vientos que se registraron en la zona costera chilena. Su rápido avance sobrepasó las capacidades de los bomberos.