Con eso, el total acumulado de casos llegó a 5.001.737, un nuevo hito en la crisis sanitaria más importante del último siglo.

El 11 de marzo el Gobierno anterior cerró su gestión de pandemia con 3.269.062 contagios.

Fueron poco más de dos años batallando contra el virus, que en Chile tuvo su primer caso confirmado el 3 de marzo de 2020.

A contar del 12 de marzo, bajo el gobierno del presidente Gabriel Boric, la crisis ha sumado 1.715.261 diagnósticos, un 34,29% del total.

La región Metropolitana es la que más casos ha anotado (1.894.785), seguida de Bío Bío (492.091) y Valparaíso (472.038).

Con el resultado del día el total de pacientes en etapa activa de la enfermedad subió de 10.360 a 11.894, 4.215 de ellos en la RM.

Además, la pandemia se ha fortalecido en la última semana con un alza de 16% en los casos detectados.

De acuerdo al Minsal, en la comparación a dos semanas, la pandemia se ha contraído solo un 7%.

“De los 4.475 casos nuevos, un 57% se diagnostica por test de antígeno, un 38% se origina por Búsqueda Activa de Casos (BAC) y 14% de los notificados son asintomáticos”, detallaron desde la cartera.

Al mismo tiempo, las regiones del norte arrojan la mayor incidencia de activos por cada 100 mil habitantes: mientras que a nivel nacional se habla de 60, Tarapacá tiene 169,9, Atacama 153,1 y Arica y Parinacota 138,1.

Paris: situación “evidenciaría que que realidad la cantidad de casos es mayor”

En campaña, el diputado Boric propuso cinco ideas para dominar al coronavirus: junto a una nueva gobernanza, fortalecer el seguimiento epidemiológico, definir un programa de vacunación con refuerzos periódicos y mejorar la protección social para las personas afectadas por covid-19, el candidato también deslizó la idea de ponerle fin a la pandemia.

Bajo el subtítulo “cortar la cadena de transmisión”, el hoy Mandatario quería “en línea con la experiencia internacional, frente a nuevos brotes buscaremos cortar la cadena de transmisión y el contagio comunitario con medidas sanitarias y económicas que nos permitan mantener zonas libres de covid (“zonas verdes”), en donde se mantenga la apertura de forma segura en base a criterios sanitarios”.

“No, eso absolutamente para nada”, dijo a BioBioChile en septiembre José Miguel Bernucci, secretario nacional del Colegio Médico (Colmed), para una nota resumen de los primeros seis meses de gestión pandémica del Presidente.

Así es como las cosas han resultado de una manera diferente a las imaginadas y, de acuerdo al exministro de Salud Enrique Paris, “las cifras lo demuestran”.

“Es bastante importante recalcar esto. En promedio durante los dos años iniciales de la pandemia se reportaron 136 mil por mes y ahora 190 mil”, agregó el hoy presidente de IPSUSS de la Universidad San Sebastián.

Ante eso también se refirió al desplome del testeo, particularmente de PCR, “muy inferior a los primeros dos años de pandemia. Por mes hay una proporción mayor y hay una baja cantidad de tests por habitante, lo que evidenciaría que la cantidad de casos es mayor”, argumentó.

Flores para Aguilera, dardos para Cuadrado

Junto a lo anterior, Paris entrega su propio análisis de la gestión del Minsal, defendiendo al mismo tiempo criticando a la cúpula más alta de la cartera.

Para la ministra Ximena Aguilera tiene un análisis favorable, no así para el subsecretario de Salud Pública, Cristóbal Cuadrado.

“Sigo manteniendo una muy buena opinión de la ministra Aguilera. Yo sufrí mucho con los ataques de exministros, el Colmed y agrupaciones como Espacio Público. Sé que es un cargo difícil que es fácil criticar antes de estar en el puesto en que está la doctora”, dijo Paris.

“Desgraciadamente lo que sí detecto o capto es que dentro del Minsal hay dos almas: una que lidera la ministra y otra que lidera el subsecretario Cuadrado”, lanzó.

Tras ello habló de una “pugna de poder”, una que está causando problemas para tomar decisiones.

“Al haber opiniones diferentes dentro de un mismo gabinete yo creo que eso produce problemas. Hay una parálisis, por ejemplo en isapres. El Presidente dijo que la reforma de salud va a salir a fines de 2023 o 2024, y es una reforma que para nosotros era importante”, ejemplificó.

“No tengo críticas contra ella, tengo cierta preocupación porque dentro del ministerio, y no ocurría así en la gestión anterior, hay claramente una pugna de poderes, grupos que piensan contra otros y eso dificulta mucho la marcha”, acusó.