Al igual que Argentina, la marca de cervezas Budweiser tuvo un poco grato estreno en la Copa del Mundo de Qatar. Esto pues, un día antes de que iniciara la competencia, el comité organizador del Mundial, tras la presión de la familia real qatarí, decidió prohibir la venta de cervezas dentro y en los alrededores de los estadios, dejando como único punto de venta las Fans Zones.

“Se ha tomado la decisión de centrar la venta de bebidas alcohólicas en el FIFA Fan Festival, otros lugares de encuentro de los hinchas y los locales que dispongan de licencia para ello, y eliminar los puntos de venta de cerveza del perímetro de los estadios de la Copa Mundial de la FIFA”, explicaron a través de un comunicado.

“Las autoridades del país organizador y la FIFA seguirán velando porque los estadios y sus zonas adyacentes ofrezcan una experiencia agradable, respetuosa y placentera a todos los aficionados”, agregaron.

A raíz de esto, la empresa debió hacer un cambio de planes hasta encontrar la solución. Esta era entregar las bebidas alcohólicas al país que terminara siendo el campeón del Mundo.

“Nuevo día, nuevo tweet”, comencomenzaron indicando en el mensaje que estaba acompañado por una foto en la que se apreciaban los lotes de cerveza almacenados, agregando además que estas se las llevaría el país ganador.