Con Lionel Messi brillante y un Julián Álvarez infalible, la Selección Argentina goleó 3-0 a Croacia en el estadio Lusail y se metió sin atenuantes en la final del Mundial de Qatar 2022.

Fue el capitán el encargado de abrir la cuenta en el primer tiempo: cambió por gol un penal que le cometieron a Álvarez; y enseguida el joven puso el 2-0 con una corrida memorable, a pura atropellada. En el complemento, el 10 fabricó una jugada sensacional y Julián estampó el 3-0 definitivo.

Argentina ahora deberá esperar rival, que se conocerá el miércoles tras el duelo de Francia y Marruecos.