El Tribunal de Honor de la Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados determinó suspender todos los derechos del juez Daniel Urrutia en la agrupación, esto por un periodo de seis meses.

La decisión se tomó tras una denuncia presentada por una serie de sus colegas, luego que el titular del Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago asistiera a una sesión de la Comisión de Derechos Humanos (DDHH) de la Convención Constitucional.

Allí se refirió, principalmente, a materias referidas al estallido social y sostuvo que jueces fueron cómplices en mutilaciones y violaciones a los DDHH.

Según se aprecia en el fallo, Urrutia expuso en agosto de 2021 que “detrás de cada violación a los DDHH hay un juez que por acción u omisión permitió dicha violación” y que “durante el estallido, el Poder Judicial ha servido como parte del dispositivo de represión, al avalar y justificar la represión”.

También expresó que “si la Corte (de Santiago) hubiera ordenado frenar el uso de balines en el primer recurso de protección que rechazó, no hubiesen existido los cientos de mutilaciones oculares que hemos tenido que sufrir… Gustavo Gatica no hubiera perdido su visión si la Corte hubiera aplicado control de convencionalidad y hubiera protegido a los manifestantes”.

Finalmente, declaró que “detrás de cada violación a los DDHH, un juez convalidó o se hizo cómplice o encubridor de aquella” y que “la actual ministra de la Corte Suprema, doña Rosa Egnem, encubrió el caso de la masacre de 19 obreros de la CMPC, ferroviarios y dos estudiantes de San Rosendo”.

A juicio de los denunciantes, todas sus declaraciones atentaban contra el honor o dignidad de los asociados o de la asociación en general. Además, señalaron que su actuación es la de un activista político más que de un juez y pidieron su expulsión de la agrupación.

Respuesta de Urrutia

En respuesta a la denuncia, Urrutia declaró que sus críticas fueron al Poder Judicial y a la conducta de algunos magistrados, no a la asociación.

Junto con ello, dijo que los dichos contra Egnem están respaldados con publicaciones de prensa y que, ante la acusación de que es un político con agenda propia, aseguró que como juez de garantía adoptó diversas actuaciones preventivas para resguardar el respeto por los derechos humanos de manifestantes del estallido social.

Por ello, solicitó desestimar la denuncia.

La decisión

Finalmente, el Tribunal de Honor determinó acoger la denuncia. Sin embargo, no se expulsó a Urrutia de la asociación y solo se le sancionó por seis meses con la suspensión de todos sus derechos de la agrupación.

En el fallo, se expresa que los dichos de Urrutia son atentatorios contra los principios de la asociación, “pues atribuye a un grupo de nuestros asociados ser una herramienta de represión del Estado, lo que no puede ser leído sino como una afirmación de falta de independencia en sus funciones”.

“La afirmación en cuanto a atribuirles responsabilidad en la mutilación de manifestantes escapa absolutamente al debate necesario que en democracia debe orientar el mejoramiento de nuestra función y se torna en un ataque a la dignidad y prestigio de la función jurisdiccional”, se agregó.

Sin embargo, se determinó que “no se impondrá la de expulsión solicitada por los denunciantes y adherentes, pues siendo la más gravosa, y no registrando sanciones anteriores el denunciado, se estima desproporcionada a la falta cometida”.

La decisión será apelada por Urrutia ante el directorio de la asociación, que actúa como tribunal de apelación en estos casos.