La reina Isabel II, quien falleció en horas de este jueves 8 de septiembre, días antes de su deceso habría modificado su testamento para dejar fuera a Meghan Markle, la esposa de su nieto, el príncipe Harry, y también a Lilibet, hija de ambos.

Los trascendidos apuntan a que el pasado 30 de agosto, casi una semana antes de morir, la monarca modificó su testamento.

Meghan y Lilibet se quedarían sin herencia

De acuerdo al medio The International Busines Times, la actriz y la bisnieta de Isabel II, no tocarán ni una de las 300 joyas de la monarca, avaluadas en 110 millones de dólares, más de 96 mil millones de pesos chilenos.

La decisión de la reina habría sido dejar todas sus joyas a Kate Middleton, la esposa del príncipe William y a la hija de ambos, Charlotte.

La colección de joyería de la reina Isabel II incluye anillos, prendedores, collares, pendientes, argollas, pinches, entre otros.

Meghan Markle y la reina Isabel II
Meghan Markle y la reina Isabel II

Cabe recordar que en enero de 2020, Meghan Markle y el príncipe Harry comunicaron oficialmente su decisión de alejarse de la monarquía, renunciando así a sus deberes reales como miembros de alto rango de la familia real. Se alejaron de Inglaterra, yéndose a vivir a Estados Unidos, donde han criado a Archie y Lilibet, los hijos del matrimonio.