En la instancia, ambos aspirantes intercambiaron duras acusaciones, donde el actual jefe de Estado increpó a Lula da Silva llamándolo exconvicto y cuestionando su relación política con algunos presidentes latinoamericanos, como Alberto Fernández de Argentina, Daniel Ortega de Nicaragua, Nicolás Maduro de Venezuela y también mencionando al mandatario chileno.

Un álgido primer debate electoral, que se transmitió por televisión, marcó la noche de este domingo en Brasil, instancia en que el actual Presidente Jair Bolsonaro y el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, los dos candidatos favoritos al sillón presidencial, se enfrentaron cara a cara a poco más de un mes de los comicios.

En la instancia, ambos aspirantes intercambiaron duras acusaciones, donde el actual jefe de Estado increpó a su contendor llamándolo exconvicto y cuestionando su relación política con algunos presidentes latinoamericanos, como Alberto Fernández de Argentina, Nicolás Maduro de Venezuela, Daniel Ortega de Nicaragua y también mencionando al Presidente Gabriel Boric.

En este sentido, Bolsonaro, en una de sus intervenciones, vinculó al mandatario chileno con los incendios que destruyeron algunas estaciones del Metro de Santiago, situación ocurrida durante los violentos actos registrados en el contexto del estallido social, en octubre de 2019.

¿A quién apoyó el exconvicto? Maduro en Venezuela. ¿Mira hacia dónde va la autonomía de nuestra Argentina? Lula apoyó al Presidente de Chile, que practicó actos de prender fuego al Metro. Apoyó a Ortega, que realiza actos de persecución religiosa”, manifestó.

“Su gobierno estuvo marcado por la cleptocracia, para ganar apoyo dentro del Parlamento. Su gobierno fue el más corrupto de la historia de Brasil”, afirmó.

Lula, por su parte, citó las medidas anticorrupción y de transparencia de su mandato. Además, mencionó los éxitos de su periodo al mando de la nación sudamericana, basados en empleo, inclusión, educación, frente a una menor deforestación de la Amazonía.

El país que dejé es un país que la gente extraña”, declaró Lula tras acusar a Bolsonaro de “destruir el país”.

Además de ambos candidatos favoritos, también participó en el debate el aspirante por el Partido Democrático Laborista (PDT), Ciro Gomes, que se erige como tercera opción ante la polarización; la candidata del Movimiento Democrático Brasileño, Simone Tebet; Luiz Felipe de Novo y Soraya Thronicke de Unión Brasil.

Según la última encuesta publicada, de Datafolha, los datos de mediados de agosto muestran que el Partido de los Trabajadores de Lula lidera los sondeos con un 47% de las intenciones de voto, frente al 32% del actual dirigente del país. No obstante, esta brecha entre los candidatos se ha reducido en el último mes, ya que la diferencia en julio era de 21 puntos porcentuales a diferencia de los 15 actuales.