El Colegio de Profesores busca reunirse con el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, a más tardar este jueves para conocer los argumentos específicos que llevaron a la decisión de eliminar los puntajes nacionales en el debut de la Prueba de Acceso a la Educación Superior (PAES), que se realizará a fines de noviembre.

Tras anunciar también un cambio en la escala de la medición, la Subsecretaría de Educación sostuvo que la idea es establecer otros métodos para reconocer a los alumnos, pues la visión actual del mérito no se ajusta a los criterios de justicia social que promueven órganos como la Unesco.

En ese sentido, el presidente del Magisterio, Carlos Díaz, planteó que “no está mal terminar con la lógica de rankear y plantear aprobaciones en función del ránking. Ahora, de todas formas, nos gustaría saber qué otras medidas paliativas tendría la que se está tomando, o si es solamente esta información. (Por ello) preferimos conversar directamente con las autoridades”.

De momento, el Mineduc indicó que próximamente dará a conocer la nueva modalidad de reconocimiento que el Comité de Acceso a la Educación Superior prepara para la Admisión 2023.

Para la decana de Educación de la Universidad San Sebastián, Ana Luz Durán, “los jóvenes que provienen de capitales culturales más bajos, en que la escolaridad de la madre influye mucho en el desempeño escolar, ese tipo de jóvenes tiene menos capacidad de ingresar a la educación superior, pero el problema no es del instrumento, es de la brecha que existe”.

Asimismo, el académico de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Talca, Mauricio Véliz, afirmó que “un test que no tiene ítems capaces de hacer esa discriminación no es un buen test, como lo saben las instituciones que se dedican a esto de manera profesional. De ese modo, un test bien construido y que cumple con todas las características, siempre va a generar lo que se denomina una ‘distribución normal'”.