La Franja Ciudadana por el Rechazo pidió al CNTV que no se vuelta a emitir un polémico video, que muestra a una persona que se dedicaba al comercio sexual. Lo que causó diversas críticas fue que el protagonista afirma haber cometido un “acto de amor” al no denunciar a un cliente que le disparó. Alejando Merino, joven que entrega su testimonio, afirma que su historia es verídica y acusa malos tratos producto de esta pieza audiovisual.

Desde la Franja Ciudadana por el Rechazo solicitaron no volver a emitir la pieza audiovisual que protagoniza Alejando Merino, joven que se dedicó al comercio sexual y fue baleado por un cliente.

Según relata en el video, su primer “acto de amor” fue no denunciar a esta persona, ya que se encontraba con su hijo al momento del ataque.

“Un señor de la PDI fue a tomarme un testimonio al hospital, pero yo no podía dejar de pensar en la cara del hijo de ese cliente. ¿Qué iba a pasar con ese cabro si además su viejo se va a la cárcel? Al final no demandé al cliente, fue como mi primer acto de amor”, sostuvo.

El video no sólo tuvo críticas de los adherentes del Apruebo, sino también de organizaciones vinculadas a la comunidad LGBT+. Esto, ya que Alejandro se dedicaba a la prostitución bajo el nombre de “Matilde”.

“Valoramos el testimonio que, de manera voluntaria y libre, nos entregó Alejandro/Matilde. (…) Hemos procurado dar cabida a los testimonios que hemos recibido en estas semanas”, indicó la Franja Ciudadana por el Rechazo.

Sin embargo, aseguran que “al igual que en otros casos incluidos en nuestra franja, el de Alejandro/Matilde ha dado lugar a que sea blanco de múltiples ataques y descalificaciones”.

Por ende, pidieron al Consejo Nacional de Televisión (CNTV) que no transmita más esta producción, ya que no quieren “revictimizar a quien sólo quiso compartir su historia”.

Rechazo: protagonista afirma que su historia es real

A través de un video, Alejando Merino afirmó que la historia relatada en la franja del Rechazo es auténtica, a pesar de múltiples cuestionamientos que se difundieron en redes sociales.

“Yo hice el video con la intención de que se acabe la violencia, de una mirada del amor, del perdón. Si yo elegí perdonar, es un derecho mío y nadie puede cuestionármelo”, dijo.

Además, aseveró que “no quiero darle clases ni lecciones a nadie, pero no quiero que me juzguen, porque eso no era lo que yo buscaba”.

Finalmente, lamentó que “lo único que he recibido son malas palabras, malos mensajes y me juzgan”.