El líder de la CAM, Héctor Llaitul, aseguró que la madera robada beneficia a pobres mapuches y no mapuches, y que no es parte del circuito comercial. Además, señaló que es violento el trato hacia ellos como delincuentes, por lo que denominan “recuperación” de la madera.

El líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, se refirió nuevamente a la polémica por sus dichos sobre el robo de madera que se utilizarían para financiar la compra de armas.

A través de un video, difundido por la CAM, Llaitul agregó que es violenta la manera en que son tratados los mapuches por el robo de madera.

El vocero de la CAM señaló que la reapropiación de la leña y la madera no es parte del circuito comercial, sino que es parte de una cadena comercial local más solidaria, que favorece a los más pobres, tanto campesinos como mapuches.

“No es parte de la cadena productiva que es controlada por los grandes grupos económicos, sino que se favorece un tipo de economía local, mucho más solidaria, mucho más justa, y que beneficia a la mayoría de los pobres del campo y la ciudad también, más allá de las comunidades mapuches que utilizan los recursos para favorecer la soberanía, la autogestión y en definitiva la autonomía revolucionaria”, añadió.

Héctor Llaitul también se refirió a la ministra de Interior, Izkia Siches, enfatizando en que ella llegó a la zona diciendo “Wallmapu” y “Mari-Mari”, pero que ahora los trata de otra manera.

“Nosotros observamos que llegó una ministra hablando del Wallmapu primero, y diciendo Mari-Mari, pero hoy día lo que vemos nosotros es tratándonos de delincuentes, que robamos madera. Eso claro, bueno, nosotros estamos acostumbrados a la denostación, pero nuestra gente igual que está trabajando con dignidad, con mucho esfuerzo, hoy día en este contexto de mucho frío, de mucho barro, de mucha lluvia, haciendo soberanía para la causa mapuche, haciendo dignidad, que le den un trato así, es un golpe muy violento”, enfatizó el líder de la CAM.