La diputada por el Partido Humanista, Pamela Jiles, explica que a inicios de 2022 el resultado del Plebiscito estaba claro, “era carrera corrida, pero el Gobierno unió su destino al Plebiscito”. En esta conversación analiza el actuar del Gobierno durante la campaña, el futuro de este y cree imposible un cambio de gabinete ya que “no parece un premio ser ministro de este Gobierno”

Durante 2021 e inicios del 2022, Pamela Jiles fue una de las diputadas que lideró los proyectos para permitir el retiro de los fondos de las AFP. Pero en relación al Plebiscito, la representante del Partido Humanista no ha tomado un rol en ninguna de las dos posturas. Al ser preguntada por esto, Jiles fue clara: “Me inscribí en la franja del Apruebo pero me dejaron fuera”.

En entrevista con la Unidad de Investigación de La Radio, Jiles profundiza en el actuar del Gobierno. Da cuenta que “los fallos de la Contraloría no se discuten, se acatan” y que el acuerdo del oficialismo “es una intromisión indebida del poder constituido en el constituyente. Un intento de torcer la voluntad popular antes de que esta se exprese”

-¿Usted votará Apruebo, rechazo o anulara?

No olvidemos que también existe la alternativa de abstenerse o votar en blanco, todas expresivas de una posición política. La gente, mucha, me pregunta “¿Cómo votamos, Abuela?”. Sobre todo las mujeres y las disidencias sexuales. Les digo que es al revés: ellos me dicen a mí qué hacer, cómo votar. Mi concepción de la política es esa, soy un instrumento de redistribución de poder, no una acumuladora de poder. Y voy a votar como mi pueblo me ordene.

-¿Cuál cree que será el resultado del Plebiscito?

Me parece que será aprobado el nuevo texto, aunque hay incertidumbre. Hasta mayo no había dudas de que ganaría el Apruebo porque venimos de un ciclo de cambios y el Plebiscito de entrada suponía amplia ventaja para esa opción. Era carrera corrida, pero el Gobierno unió su destino al Plebiscito, el presidente Boric se parapetó como jefe de campaña y hasta llegaron a decir que no podían gobernar si ganaba el Rechazo. Creo que fue un error y un grave riesgo político que sólo en las últimas semanas intentaron corregir.

-En su última elección se reafirmó el arrastre que usted tiene. En la actual campaña, al revisar sus redes sociales, no se da cuenta con claridad su postura ¿Está haciendo campaña en estos días? Y si no es así ¿Por qué?

Me inscribí en la franja del Apruebo pero me dejaron fuera. Uso mis redes para mantener un diálogo con la ciudadanía, para escucharlos y que me digan qué hacer, no para bajarles la línea.

Esta es la hora del pueblo soberano. Los políticos deberíamos mantenernos en respetuoso silencio, dado que la ciudadanía ha hecho una profunda crítica a la élite, dejando en claro que desconfía de toda la clase política: izquierda, centro y derecha. Incluida la nueva élite, los cachorros de la Concertación hoy en el Gobierno, que rápidamente fueron percibidos como los mismos de siempre, la misma clase política, el mismo partido del orden, con los mismos vicios y las mismas mentiras.
Creo que la clase política ha tratado de apropiarse del proceso constituyente y eso las personas lo resienten. Se suma a la larga lista de malas prácticas por las que el pueblo siente que los traicionaron.

JACKSON MANEJA LOS HILOS

-¿Cómo evalúa el actuar del Gobierno durante la campaña?

No les quedó alternativa. Una vez que rechazaron el Quinto Retiro y comenzó a bajar la aprobación, había que salvar los muebles al costo que sea. En una de esas sale bien.

-La Contraloría dictaminó que el ministro Jackson no se ajustó a la prescindencia como coordinador de las reformas en acuerdo oficialista ¿Está de acuerdo con esto?

Los fallos de la Contraloría no se discuten, se acatan. Suele olvidarse que Giorgio era nuestro líder natural dentro del Frente Amplio desde su formación. Era nuestro obvio candidato presidencial, y no lo fue sólo porque se adelantó un periodo la llegada al poder, no tenía la edad y no pudimos cambiar la ley. Suele olvidarse también que Giorgio es el estratega en esta historia. Es él quien maneja los hilos.

-¿El ministro Jackson debería dejar el Ministerio Secretaría General de la Presidencia?

No. El Gobierno va a tratar de mantener este gabinete intacto todo lo posible, con Izkia en Interior y todo. Además, salvo el ex diputado democratacristiano Víctor Torres, nadie podría soportar la carga de la Segpres. No parece un premio ser ministro de este Gobierno, todo lo contrario. Y Giorgio no quería ser ministro, le rogaron.

Un Gobierno sin mayoría en el Congreso y con dos coaliciones que no tienen nada en común -salvo el poder- produce que ese cargo sea para un masoquista o un mago. Con crisis económica mundial, inflación disparada y la gente protestando en la calle, es un cargo que sólo podrá sobrellevar una persona con la frialdad, el aplomo y la inteligencia de Giorgio.

-Si el ministro Jackson dejara el cargo, ¿sería un rostro amable para el Congreso el actual titular de Vivienda, Carlos Montes?

Yo puedo encontrar relativamente atractivo al ministro Montes, pero el problema es que la ciudadanía no confía en ellos, en ninguno. Y ahora será más complicado que vuelvan a confiar porque les prometieron un cambio de fondo que sienten que fue traicionado en pocos meses.

ACUERDO DEL OFICIALISMO

-¿Cómo evalúa el acuerdo de los partidos oficialistas para cambios a la propuesta de nueva Constitución antes del plebiscito?

Es una intromisión indebida del poder constituido en el constituyente. Un intento de torcer la voluntad popular antes de que esta se exprese. Una nueva razón para el desprestigio de los partidos. Y lo peor es que no les importa su comportamiento miserable y van a insistir.

-¿Cree que cumplirán su palabra?

La clase política completa va a intentar mantener sus privilegios y prebendas a como dé lugar. No pueden soportar que la ciudadanía protagonice su propia historia. Van a insistir con acuerdos que favorezcan a la partidocracia y dejen fuera de las decisiones al 97% de la población que no pertenece a ningún partido político.

-¿Sería necesario un nuevo proceso constituyente si es que gana el Rechazo?

Me parece muy irrespetuoso con el pueblo de Chile tener esa discusión antes de que el proceso constituyente culmine. Y peor aún, volver a encerrarlo en la élite, como cuando Boric y Coloma acordaron en un baño “institucionalizar” el estallido. Sólo consiguen perder aún más legitimidad, en una cuenta que ya está en negativo.

FUTURO DEL GOBIERNO

– Si ganara la opción Apruebo ¿Usted cree que el Partido Socialista podría entregar mayor gobernabilidad en el Gobierno?

Los problemas de gobernabilidad no se relacionan ni con el resultado del Plebiscito ni con el liderazgo de uno u otro partido. No habrá gobernabilidad posible si subsiste esta deslegitimación absoluta de los partidos, esta creciente desaprobación de las autoridades, la inflación desatada, el desempleo creciente, la delincuencia sin freno, el narcotráfico rampante y la mantención de un sistema que se basa en la represión.

-Ahora que Michelle Bachelet dejará su cargo en la ONU ¿Ve factible que pueda jugar algún rol en la política nacional?

Me interesa más el rol que jugarán los sectores populares, el pueblo pobre, los desencantados y olvidados, y los nuevos liderazgos que surgirán allí. Especialmente las mujeres dirigentas y las nuevas orgánicas sexodisidentes que están llamadas a subvertir este remedo boutique del orden patriarcal.

-Usted antes de llegar al parlamento siempre fue dura sobre el nepotismo o amiguismo. Incluso fue de las primeras en evidenciar lo que terminó siendo el caso Caval. Ante las listas de nombres de amigos o familiares que entraron al Gobierno ¿Cree que se incumplió definitivamente una de las propuestas que se hizo en campaña para desmarcarse de la concertación?

Creo que la desaprobación de las autoridades de Gobierno se debe a la percepción ciudadana de que no cumplieron lo que prometieron, partiendo por el Quinto Retiro y de ahí en más.

POSICIÓN POLÍTICA ACTUAL

-¿Cuál es su situación política actual? ¿Se siente representada por el Gobierno? o ¿Es parte de la oposición?

Llegué al parlamento para representar a mi pueblo, a los que nadie escucha, a mis ‘sinmonea’… y es lo que hago sin descanso. En eso pongo mis energías y hay que tener fortaleza porque la clase política actúa con instinto gregario y soy objeto de constante bullying. Es insoportable para muchos diputados tener que soportar a esta Abuela a la que no le importa la opinión de la élite, ni complacer a ninguna cúpula ni vieja ni nueva, y que les enrostra a cada paso sus graves faltas a la probidad y a sus promesas de campaña.

-El año pasado usted fue una de las diputadas que lideró el retiro de fondos de las AFP ¿Cuál es su prioridad legislativa en este año? o ¿Seguirá impulsando los retiros?

-Mi agenda legislativa la defino con la gente. Hemos estado dando una dura pelea por el Sexto Retiro, logramos que 76 diputados estén haciéndose test de drogas obligatorio y con resultados públicos, se han aprobado 7 proyectos de ley de mi autoría en estos meses y he presentado otros 12 proyectos de ley para apoyar a la población en la grave crisis económica, mientras la clase política está preocupada de cómo conservar sus privilegios.