La tienda abre sus puertas en Chile desde el mediodía de este miércoles. Su nombre ha sido tendencia durante la última y existe mucha ansiedad ¿Hay un fenómeno detrás?

No resulta raro que el nombre Ikea haya sido trending topic durante la última semana en Chile. Todo indica que su pronta apertura, fijada para el miércoles 10 de agosto en Open Plaza Kennedy, ha generado bastante ansiedad entre futuros compradores. El fenómeno puede compararse a lo vivido años atrás con marcas como Starbucks, H&M o incluso McDonald’s en los 90, pero ¿Qué hay detrás?

En concreto, Ikea es una marca sueca de fabricación y venta de muebles, que apunta a vender este tipo de productos a un precio más accesible una resguardando una calidad de estándares superiores, al menos en el papel.

El anuncio de su llegada a Chile fue hace cuatro años. Desde ese entonces fueron varias las expectativas que se fueron creando en torno a su nombre e historia, teniendo en cuenta además que Chile le da la bienvenida en Sudamérica.

Para analizar esta especie de fenómeno BioBioChile se puso en contacto con el académico Gonzalo Llanos, Doctor en Administración de Negocios y miembro de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Finis Terrae.

En este sentido, el economista sostuvo que al analizar la llegada de Ikea a Chile hay que ver dos conceptos, las expectativas que existen entre futuros consumidores versus el contexto actual.

“Uno de los temas fundamentales es de la expectativa, porque esto viene de mucho recorrido desde antes. Cuando llegó McDonald’s a Chile, por los 90, fue ahí cuando empezamos a conocer ese modelo de negocio, a medida que la gente empezó a viajar también, cuando conocieron experiencias en otros países, las cuales después se vivieron acá mismo”, indicó.

Sabido es que el contexto económico local que rodea la apertura de esta tienda no es el más favorable, teniendo en cuenta la inflación en Chile, la desaceleración de la economía y el alto precio del dólar. Para Llanos, esto no es nuevo para la firma.

“Esto es diferente al caso de Starbucks, porque cuando ellos llegan a Chile lo hacen con una propuesta de precios altos, inflados, apuntando a público que quería valores diferentes”, aseguró.

“En el caso de Ikea el contexto de su fundación es distinto, rodeado de un clima de bajo crecimiento en su país y economía complicada. Entonces cuando se llega a la idea de los muebles, el objetivo era tener productos económicos con un estándar mínimo de calidad, partiendo de cosas bien hechas. De ahí fueron modelando ese modelo de negocio”, agregó.

“Este contexto yo creo que es favorable para Ikea, donde los precios están subiendo cada vez más, entonces hay un tema sobre el valor de las cosas que empieza a jugar en las personas, donde se dice ‘no quiero gastar tanto’. Eso genera el momento propicio, donde hay un ambiente favorable post pandemia”, concluyó.

Ansiedad de futuros compradores de Ikea en Chile

¿Cada nueva marca grande que llega a Chile es un fenómeno? el psicólogo Juan Pablo Westphal, de la Clínica Santa María, sostiene a BioBioChile que en esto se ponen en juego varios factores.

“Creo que exacerba a las personas que en el fondo enganchan con la creencia de que tener algo que les diferencia de otros, o que es moda, o les puede generar estatus, una sensación de logro o calmar un ‘tener’. Vivimos la cultura del tener más que del ser, y nos definimos por lo que tenemos, nos mostramos por lo que tenemos”, aseguró.

En este sentido, para Westphal la ansiedad juega un papel bastante trascendental a la hora de definir compradores más susceptibles a ser captados por estas marcas.

“Entonces hay personas que pueden enganchar en eso, sobre todo personas que son más ansiosas, más inseguras, quienes buscan satisfacer una seguridad vital por el medio de tener. Por ejemplo, hay personas cuya identidad se sujeta en un auto, y lo cuidan como si fuera una extensión”, aseguró.

Asimismo, también hace énfasis en el factor de la expectativa que se genera en un inicio, al igual que explicó Gonzalo Llanos.

“Entonces cuando vienen estas marcas extranjeras, con una publicidad maravillosa e impresionante, logran construir y generar una expectativa que mueve a muchos. Lo más increíble es que logran construir una necesidad que no es necesidad vital, pero se logra construir y algunos buscan calmar alguna tentación o inseguridad”, concluyó.