El máximo tribunal chileno señaló que modelo propuesto por Transbank no cumple con los requisitos de tutela de la libre competencia. Es a raíz de esto que desde la compañía se indicó que “estamos analizando el fallo y sus implicancias”.

La Corte Suprema resolvió ayer lunes dar un vuelco al esquema tarifario de Transbank que aprobó hace casi un año atrás el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC).

La Tercera Sala de la máxima instancia judicial del país –integrada por los ministros y ministras Sergio Muñoz, Ángela Vivanco, Adelita Ravanales, Mario Carroza y Jean Pierre Matus– estableció el resultado final.

Se indicó que el modelo propuesto por la empresa controlada por la banca no cumple con los requisitos de tutela de la libre competencia, a falta de interoperabilidad de todos los actores del sistema.

De acuerdo al fallo, se expresó que “todo lo señalado hasta ahora da cuenta que el sistema propuesto por Transbank está lejos de ser uno que tutela la libre competencia”.

Junto con esto se estableció que el programa tampoco “maximiza el bienestar de todos los actores del sistema de tarjetas de pago”.

Lo que dice el fallo del TDLC por Transbank

Ahondó que “muy por el contrario, exacerba la posición dominante de la actora en el mercado, generando incentivos para el aumento de tarifas y el surgimiento de barreras de entrada que impiden a nuevas empresas competir eficazmente, todo lo cual se pretende por la vía obviar aquellos parámetros que, conforme a lo resuelto por esta Corte, debía cumplir de manera previa a cualquier modificación de tarifas”, sostiene la Corte.

“A lo analizado se unen ciertas circunstancias que, informadas por el Ministerio de Economía y el Banco Central, dan cuenta que faltan condiciones para que el sistema de pagos pueda operar de manera plena bajo el modelo de cuatro partes”, añade.

Consultado Transbank por el Diario Financiero sobre la sentencia, indicó que “estamos analizando el fallo y sus implicancias junto a nuestros abogados. Por ahora no emitiremos más comentarios”.