El Ministerio Público ordenó la libertad del carabinero que este viernes hizo uso de su arma de servicio, dejando a un joven herido a bala, en medio de una manifestación estudiantil en Santiago.

“Luego de una serie de peritajes, la Fiscalía determinó que los primeros antecedentes darían cuenta que el uniformado habría actuado en legítima defensa, razón por la cual ordenó la libertad del suboficial, quien quedó apercibido a la espera de ser citado por el ente persecutor”, detalló la Defensoría.

Según explicó el defensor penal público Octavio Sufán -quien junto al abogado Pablo Sanzana asumió la representación del policía- se logró establecer que el carabinero realizaba labores de control de tránsito al momento en que fue abordado por una turba, versión que fue ratificada por la víctima, un repartidor de comida quien recibió la bala, luego que ésta rebotara en el suelo.

“Nuestro representado, tras ser abordado por un grupo de cerca de 20 manifestantes que lo golpearon en el suelo, desenfundó su arma de servicio para dispersar a los jóvenes, disparando al suelo. Y de acuerdo a los primeros informes, la bala habría rebotado, hiriendo a una persona ajena a la protesta, y que resultó con una herida subcutánea de carácter leve”, comentó Sufán.

El defensor recalca que “nuestra misión es brindar una defensa de calidad y por tal motivo, colaboramos activamente para que el Ministerio Público adoptara una decisión correcta y en este sentido, existen múltiples, evidentes y objetivas pruebas de una eventual legítima defensa”. En tanto, junto al carabinero investigado, también resultaron heridos un sargento y una suboficial, quienes fueron diagnosticados con lesiones de diversa consideración.

Las primeras versiones apuntaban a que el herido era un estudiante, sin embargo, más tarde Fiscalía pudo ratificar que se trataba de un repartidor de comida, ajeno a la marcha.