Grandes cadenas de comida, como KFC y Mc Donald’s, han alertado en algunas partes del mundo una escasez de papas fritas -las pre fritas congeladas, que son las que incluyen en sus “combos”- ante los problemas que presentan las cadenas de suministro.

La primera empresa, por ejemplo, anunció en algunos locales de Singapur que reemplazaría el producto por waffles.

De acuerdo a Diario Financiero, con información proporcionada por Bloomberg, en el caso de Mc Donald’s los problemas ya son evidentes en sucursales de Malasia e Indonesia.

En esos países, la cadena de comida rápida tomó la determinación en las últimas semanas de dejar de vender la porción extragrande de papas fritas.

De hecho, el año pasado la compañía debió tomar medidas similares en Japón.

Si bien en general se está aliviando el cuello de botella en la cadena de suministros global, varios puntos aún siguen afectados.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), conforme a Agencia EFE, destacó que las caídas en la producción a causa de la pandemia sigue generando alza de los precios al haber menos productos disponibles para hacer frente a la demanda de los consumidores tras el fin de las restricciones más estrictas, lo que contribuyó a la elevada inflación que se está viviendo en el mundo.