MOLINA. De forma pionera en toda la Región del Maule y de manera gratuita para las beneficiadas, el municipio de Molina hizo entrega de más de 1.200 Copas Menstruales a las mujeres de la comuna.

En plena Plaza de Armas, el equipo comandado por la alcaldesa Priscilla Castillo otorgó los dispositivos a quienes se inscribieron previamente en el sitio web de la Municipalidad, recibiendo también las indicaciones de las matronas del Cesfam de Lontué acerca del uso y cuidado de los artefactos.

Para hacer realidad esta medida, fue necesaria una importante inversión cercana a los 24 millones de pesos procedente de las arcas municipales, siendo materializada a través de la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco).

MÁS DIGNIDAD

En línea con las políticas del Buen Vivir que viene impulsando en Molina, la alcaldesa Priscilla Castillo destacó el avance que esto implica en cuanto a empoderamiento de las molinenses, recordando que “cuando éramos chicas, le preguntábamos a nuestras madres para qué servían esos pañitos que estaban colgados y nos decían que de eso no se hablaba. Pero, hoy en día, los tiempos han cambiado y, por lo mismo, lo que queremos es darles más dignidad a todas nuestras mujeres”.

De igual manera, la jefa comunal valoró que “con el uso de las Copitas Menstruales, podemos hacer deporte, ir a la piscina y tener una vida más saludable; ayudamos al medioambiente al no contaminar y estamos también ahorrando dinero, porque ya no tendremos más el costo de las toallas higiénicas de forma mensual. En realidad, cambia la vida”.

Por su parte, el Director del Departamento Social del municipio, Sebastián Vergara, explicó que “derribar barreras de accesibilidad para las mujeres de nuestra comuna es uno de los principales fines de este programa de entrega de copas menstruales. El buen vivir, darle dignidad a las mujeres e incentivar a que ellas elijan cómo cuidarse”.