Especialistas expresaron dudas sobre los cambios del Gobierno al plan del manejo de la epidemia en Chile, en medio del aumento de casos a nivel nacional y la presencia de la variante ómicron.

Según lo anunciado ayer por el Ministerio de Salud, la licencia médica se reservará a los casos confirmados y los contactos estrechos los determinará la autoridad sanitaria solo en brotes específicos. En paralelo, quedará en manos de los propios infectados el ubicar a posibles contagiados, quienes entrarán en la calificación “persona en alerta Covid”, sin obligación de aislamiento.

La ministra subrogante de Salud, la doctora María Teresa Valenzuela, indicó que los exámenes de PCR y de antígeno seguirán siendo el método para la confirmación de un caso positivo de coronavirus, por lo que reforzarán los puntos de testeo a lo largo del país.

Al respecto, Claudio Castillo, magíster en Políticas Públicas y académico en Salud Pública de la Universidad de Santiago, advirtió al diario La Tercera que en medio de la cuarta ola que afecta al país “no tenemos claridad de lo que efectivamente va a ocurrir con este nuevo estado de ‘alerta Covid’. No hay claridad si van a tener acceso a licencia médica para hacer un aislamiento efectivo, pero según lo explicado por el Minsal, no”.

“Con estas modificaciones, se ha producido la renuncia total a la trazabilidad por parte del Minsal, pues solo se circunscribe a algunos eventos epidemiológicos determinados por la autoridad sanitaria. Hay que comunicar el riesgo de manera mucho más efectiva y en ese sentido, el Consejo Asesor ha sido mucho más claro en las medidas a tomar en este momento de la pandemia”, advirtió Castillo.

AUMENTA LA INCERTIDUMBRE”

El doctor Sebastián Ugarte, jefe de la Unidad de Paciente Crítico de Clínica Indisa, afirmó al rotativo que en otros países la explosión de ómicron “ha llevado a readecuar los protocolos de aislamiento y de licencias médicas”, pues, “cuando el contagio es tan masivo, se pierde la trazabilidad”. Sin embargo, coincidió en que lo anunciado por el Minsal “no puede ser una medida única, las nuevas categorías tienen que ir de la mano con el fortalecimiento del testeo y del teletrabajo”.

“Suiza ha implementado el teletrabajo como norma, en Chile estuvimos fomentándolo el períodos más álgidos de la primera y segunda ola, perfectamente se podría hacer eso ahora y no esperar a contagios masivos en el lugar laboral”, explicó.

Por su parte, la doctora Jeannette Dabanch, infectóloga y miembro del Consejo Asesor en Vacunas, declaró al periódico que, “hasta ahora, no tenemos mayor información de cómo van a operar estas modificaciones, no tenemos aún un nuevo documento que defina dentro de los hospitales si se van a considerar brotes, se van a pesquisar contactos o si esto rige solo para personal crítico”.

“El anuncio aumenta la incertidumbre, sobre todo cuando la información al personal sanitario todavía no llega, no se difunde, ni se capacita. Un cambio así de abrupto en un ascenso tan vertical de casos no es la mejor acción“, enfatizó.