En la resolución, emitida el 14 de enero, se resuelve la medida que pesa sobre el actuario a raíz de diversos hechos constatados  en una investigación disciplinaria, que cubrió el periodo señalado. Además, se solicita a la Corte Suprema abrir un cuaderno de remoción que podría derivar en su salida.

El informe despachado el 24 de noviembre, realizado por por el fiscal judicial, Gonzalo Pérez Correa, detalla aspectos del desempeño de León Manieu, además del funcionamiento de la notaría durante ocho años y diez meses. En este tiempo, señala el tribunal de alzada, se dan cuenta “clara e irrefutablemente de una multiplicidad de irregularidades, de carácter grave y reiterado (…) cometidas – por acción u omisión – por dicho ministro de fe en el ejercicio de su cargo”.

“(…) dicho auxiliar de la administración de justicia, no cumplió sus obligaciones legales, faltando en forma grave y reiterada a las normas de comportamiento que le impone la función de Notario Público, al manejar su oficio, durante años, en forma descuidada, negligente,  con desprolijidad y sin controles adecuados, lo que constituye un notable e inexcusable abandono de deberes de su parte (…) afectando gravemente la fe pública y la certeza jurídica” , indica la resolución.

Asimismo, la Corte de Apelaciones estima que León, quien no rindió pruebas para su defensa, efectuó descargos que “no desvirtúan” lo constado, objetivamente, por el señor Fiscal Instructor”.

Por último, se instruye a la jueza del Primer Juzgado de Letras de Curicó, María Orellana Yáñez, designar un notario suplente para ejercer en el cargo del sancionado, quien debe ser un abogado que no sea propuesto por él mismo.