Una serie de comentarios ha generado una nueva normativa de Kim Jong-un. El mandatario prohibió las risas y los gestos de felicidad por 11 días en Corea del Norte.

La medida se toma debido a que se cumplen 10 años de la muerte de su padre, el dictador Kim Jong-il.

En específico, la ordenanza prohíbe la realización de funerales antes de los 11 días de fallecidos, además se les exige a los familiares a no llorar en voz alta.

En tanto, también se considerará como un insulto celebrar los cumpleaños y o pasear en áreas verdes, parques.

Según informó Newsweek, los policías tienen la orden de detener a todos los que “no se muestren los suficientemente tristes en los espacios públicos (…) Desde el primer día de diciembre, los policías tienen un deber de tratar de forma más severa aquellos que dañen el ambiente colectivo de luto”, detallaron.