Austria y Países Bajos prohibieron la llegada de aviones desde el sur de África ante la detección de una nueva variante del coronavirus, B.1.1.529, que posee más de 30 mutaciones.

El Gobierno de Austria anunció este viernes el cierre de sus fronteras para viajeros que lleguen en avión desde siete países del sur de África.

Entre ellos está Sudáfrica, ante la aparición allí de una nueva variante del coronavirus, considerada potencialmente como peligrosa.

El resto de la lista lo componen Lesoto, Botsuana, Zimbabue, Mozambique, Namibia y Esuatini (antes Suazilandia).

Solo los ciudadanos austríacos y residentes del país podrán entrar en Austria desde esos países.

Aunque a su retorno deberán permanecer en cuarentena durante diez días, además de someterse un test PCR obligatorio y registrarse ante las autoridades.

Países Bajos

Por su parte, el Gobierno neerlandés también decidió este viernes la suspensión total de todos los vuelos procedentes de los países del sur de África.

Eso como una medida de prevención ante la variante, pero no explicó la duración de esta suspensión del tráfico aéreo.

Según el ministro en funciones de Sanidad, Hugo de Jonge, a partir de las 12:00 del mediodía (08:00 horas de Chile) de este mismo viernes los países del sur de África pasarán a ser, además, “clasificados como áreas de muy alto riesgo” de coronavirus.

Eso supone “una obligación de cuarentena” y el sometimiento a dos pruebas para los viajeros de estos países.

Al cierre de esta edición, todavía hay dos vuelos en ruta desde la región del sur de África hacía Países Bajos.

De Jonge subrayó que la nueva mutación del coronavirus todavía no ha sido detectada en Países Bajos, pero “al mismo tiempo, sabemos por otras variantes lo rápido que puede ir algo como esto, por lo que tenemos que ralentizar la llegada de esta variante tanto como sea posible”.

Europa ya piensa en la nueva variante

El ministro aseguró que otros países europeos ya están pensando tomar las mismas medidas.

Por eso señaló que los expertos tendrán que analizar el funcionamiento de esta nueva cepa y que “lo que tenemos que hacer ahora es actuar como precaución”.

Bruselas ya propuso este viernes vetar el tráfico aéreo procedente de la región sudafricana para evitar la expansión en Europa de una nueva variante.

“La Comisión Europea propondrá, en coordinación estrecha con los Estados miembros, activar el freno de emergencia para detener el tráfico aéreo desde la región del sur de África por la variante B.1.1.529″, anunció en su Twitter la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.

Desde el inicio de la pandemia, la Unión Europea ha prohibido la entrada de viajeros de países de alto riesgo fuera de Europa, incluida Sudáfrica.

No obstante, siempre ha habido varias excepciones, por ejemplo para viajes de negocios, lo que debe consultarse ante las autoridades de cada país.

Sudáfrica ve “apresurado” vetar viajes por la nueva variante del coronavirus

Este viernes, el Gobierno de Sudáfrica consideró “apresuradas” las medidas ya adoptadas o en debate en muchos países para suspender los vuelos y/o prohibir la entrada a viajeros desde los países del sur de África ante la variante B.1.1.529.

Los primeros países en anunciar restricciones fueron, anoche, el Reino Unido e Israel, en tan solo cuestión de horas después del anuncio de la detección de esta nueva variante.

El mercado británico es especialmente importante para la economía sudafricana.

Por ello, el Ministerio de Relaciones Internacionales y Cooperación emitió esta mañana un comunicado.

“Aunque Sudáfrica respeta el derecho de todos los países a tomar las medidas de precaución necesarias para proteger a sus ciudadanos”, considera la decisión de Reino Unido apresurada”, dijo en el texto.

Poco después, sin embargo, países como Alemania o Italia también anunciaron restricciones.

“Es apresurado, absolutamente”, recalcó a EFE Clayson Monyela, portavoz del Ministerio de Relaciones Internacionales y Cooperación, en respuesta a esos nuevos anuncios.

Una enfermera hace una PCR a una paciente en Johannesburgo, en una imagen de archivo.
Yeshiel Panchia | EFE

¿Cómo es la B.1.1.529?

El descubrimiento de esta nueva variante fue anunciado el jueves por científicos y autoridades sanitarias de Sudáfrica, a partir de muestras tomadas a mediados de noviembre.

Se caracteriza por presentar múltiples mutaciones (algo más de una treintena).

Por ello despierta la preocupación de los especialistas por su posible impacto en la transmisibilidad y por su potencial capacidad de evadir la inmunidad o protección previa.

El impacto de estas mutaciones, sin embargo, aún debe ser estudiado, ya que, de momento, se identificaron solo alrededor de un centenar de casos.

Científicos involucrados en su detección, como el profesor Tulio de Oliveira, de la Plataforma de Innovación en Investigación y Secuenciación de KwaZulu-Natal (KRISP, institución científica del este de Sudáfrica), criticaron que la reacción de la comunidad internacional tendiera a “discriminar” y a “aislar” a los países del sur de África.

“Hemos sido muy transparentes con la información científica”, indicó Oliveira a través de las redes sociales, llamando al mundo a ofrecer apoyo a los países afectados..

“Identificamos, hicimos públicos los datos y dimos la alarma justo cuando las infecciones se están incrementando. Hicimos esto a pesar de sufrir potencialmente discriminación masiva”, añadió.

Pese a que los casos detectados aún son pocos, esta nueva variante podría estar detrás del significativo aumento de casos de covid-19 diagnosticados en la provincia sudafricana de Gauteng (donde están Johannesburgo y Pretoria) en los últimos días.

En total, hasta ahora se han confirmado casos de esta variante en Sudáfrica, en Hong Kong (en un viajero procedente de la nación africana) y en la vecina Botsuana, según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Sudáfrica.