El dólar experimenta una violenta caída en las primeras transacciones del día, en reacción directa al resultado de las elecciones de este fin de semana en las que la derecha equiparó fuerzas en el parlamento y el abanderado José Antonio Kast pasó a segunda vuelta junto a Gabriel Boric.

El tipo de cambio experimenta un derrumbe de $ 32 en este minuto, hasta los $ 800 vendedor. Se trata de la mayor caída desde la Gran Recesión, específicamente desde 26 de noviembre de 2008 ($35,04).

La baja equivale a un 3,90% y se compara con e aumento de 3,5% que acumuló durante la semana pasada, marcada por el nerviosismo preelectoral.

Bloomberg consignó que la potente recuperación de la moneda chilena muestra que los operadores estaban cubiertos de manera significativa contra un potencial primer lugar del representante de Apruebo Dignidad.

“Parte del mercado estimaba que (Gabriel Boric) tendría un mayor porcentaje (de votos), por lo que se percibe más abierta la opción de Kast para ganar en segunda vuelta. Si bien su programa en términos económicos ha recibido críticas, se percibe más amigable que el de Boric con el mercado, lo que favorecería a los activos parcialmente”, dijo Marco Correa, economista jefe de BICE Inversiones.

Aunque ambos representan a los extremos del abanico político del país, la mayoría de los expertos espera que vayan a conquistar el centro, adecuando sus programas de gobierno hacia posturas más moderadas.Más sobre Monedas

Ricardo Bustamante, jefe de estudios trading de Capitaria, tiene una opinión similar y afirmó que la alta votación de candidatos más “conservadores” apoya un escenario favorable para los inversionistas, considerando que poseen proyectos más pro mercado y las políticas económicas reactivarían la inversión y crecimiento en el país.

“Esto apoya una fuerte fortaleza de la moneda local y provoca una venta masiva de dólares, ambos factores debilitando fuertemente al billete verde que se acerca a los $800″, sostuvo.

El mercado cambiario ignora esta vez el nuevo aumento del dollar index. El indicador que mide al dólar frente a una canasta de seis monedas líquidas, entre ellas el euro, sube 0,07% y renueva máximos en más de 16 meses.

También ignora al cobre, cuyos futuros muestran un retroceso de 0,25%.