El debate presidencial de Anatel tuvo un tenso cierre la noche de este lunes, cuando el aspirante a La Moneda, Marco Enríquez-Ominami, acusó a Gabriel Boric de tener una actitud “infantil” y de interrumpirlo cuando hacía uso de su minuto para despedirse de los televidentes.

Tras la instancia televisiva, ME-O siguió molesto y aseguró que la actitud que tuvo el candidato de Apruebo Dignidad fue una “provocación”.

“Aquí tienen a un candidato que tiene miedo y que miente, a otro que improvisa y que puede ser buena onda pero no tiene un plan. Yo no quiero extremos, quiero seguridad… respete, diputado“, dijo Enríquez-Ominami, evidentemente molesto en alusión a la supuesta intervención de Boric.

“Lo primero es respetar mi minuto. No puede reírse mientras uno habla, es el minuto de la democracia, eso es infantil, es poco justo”, continuó el candidato del Partido Progresista.

Tras su queja, solicitó a los conductores del debate volver a empezar su discurso de cierre, ya que según él, “no corresponde lo que está haciendo, diputado. No se hace y demuestra su nerviosismo. Es que no es correcto lo que acaba de hacer, es injusto para la democracia y por eso no está preparado”, añadió.

Trascartón, se le concedió a ME-O la oportunidad de volver a realizar sus palabras desde cero, pero eso no bastó para calmar los ánimos. En el punto de prensa, fuera del debate televisivo, Enríquez-Ominami revivió el momento y acusó a Boric de hacer una “provocación”.