La alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, y diversas organizaciones solicitaron al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) anular el permiso para la construcción de la Línea 7 del Metro.

Según publicó La Segunda, los reclamantes piden que el proyecto sea revisado por el Comité de Ministros, presidido por la titular de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, con el fin de retrasar los seis años de construcción indicados en su programación.

La alcaldesa Hassler presentó un escrito de 807 páginas, en las que se indica que el proyecto afectará zonas, inmuebles, parques, flora y fauna protegida de la comuna, específicamente en la zona del Parque Forestal.

Junto a esto, la alcaldesa también espera proteger el barrio Santa Lucía-Mulato Gil de Castro y el Barrio Lastarria, asegurando que existen al menos 37 construcciones patrimoniales en el sector.

“Nos encontramos ante una RCA que permite ejecutar un proyecto, que aún siendo insuficiente, incompleta e ilegal, reconoce impactos ambientales significativos e irreparables, que en nuestra opinión, son de mayor significación y que resultará en un daño ambiental irreparable”, precisó Hassler.

El Comité de Adelanto y Preservación de la Naturaleza de Parque Forestal, la ONG Fénix Terra y el empresario Alejandro Ergas, dueño del hotel Le Reve de Providencia, también presentaron reclamaciones.

A través de una declaración, Metro aseguró haber cumplido con todas las exigencias desde el inicio del proceso de tramitación en junio de 2019 y añaden que la empresa “debe responder por los canales y plazos establecidos en dicho proceso. Todas estas etapas son propias de la construcción de una nueva línea y por lo tanto están consideradas en el cronograma del proyecto”.