“Hago este video para comunicar mi renunciar a la Convención Constitucional, ya que no volveré a asistir, conectar de forma remota o participar de ninguna otra votación, independiente de mi estado de salud”.

Así comienza el video de 1 minuto 37 segundos que Rodrigo Rojas Vade subió a su cuenta de Instagram para informar que dejará su escaño en la Convención Constitucional. Esto luego de que hace algunas semanas, el exLista del pueblo admitiera a La Tercera que no padecía cáncer, enfermedad que aseguró tener durante años.

Su revelación a este medio generó una fuerte polémica al interior del órgano encargado de redactar una nueva Constitución para Chile. Así, a horas de reconocer que no padecía cáncer, Rojas Vade renunció a su cargo de vicepresidente de la Convención, pero su futuro en la instancia lo dejó en vilo hasta hoy.

En paralelo, la mesa directiva liderada por Elisa Loncon y Jaime Bassa presentaron una denuncia ante el Ministerio Público para indagar un presunto delito de perjurio en el que habría caído el convencional al mentir sobre su enfermedad en su declaración de patrimonio. Causa por la cual el pasado jueves, Rojas Vade declaró por tres horas ante la PDI en calidad de imputado.

De hecho, el pasado jueves, consultada sobre un posible retorno del convencional al órgano constituyente, Loncon afirmó tajante que “no es saludable ni para él ni para nosotros”.

En el video que subió a sus redes este lunes, Rojas Vade fundamentó su decisión de restarse de la Convención con que “su rol es demasiado importante como para ser una dificultad en su funcionamiento resultado. Desde ya, manifiesto mi anhelo de que sean 155 los que defiendan el proyecto de Constitución Política que entregarán al país para su ratificación para dejar atrás a la nefasta Constitución de 1980, al igual que los millones que salieron a las calles desde el 18 de octubre y han defendido el proceso para llegar a ella. Mi compromiso sigue siendo real”.

“Aunque ya lo he dicho, quiero pedir disculpas a todas las personas que se han sentido traicionadas, he cometido errores muy graves, pero ningún delito: mi enfermedad es real y el dinero que recibí en una actividad solidaria fue destinado a solventar deudas adquiridas por mis problemas médicos. No soy delincuente, soy alguien que se equivocó. No busqué privilegios ayer, no lo busco hoy. No invoco fuero ni lo voy a hacer y estaré protestando en las calles cada vez que sea necesario”, agregó el ahora exconvencional.