Así lo confirmó el fiscal de Alta Complejidad, Carlos Bustos.

Tras una investigación de la Brigada de Homicidios de la PDI junto con la Fiscalía de Alta Complejidad del Ministerio Público, se completó con éxito la diligencia que permitió detener a los implicados, y también incautar más de 1900 municiones.

Según Radio Bío Bío Temuco, estas eran adquiridas por el gendarme, amparado en su permiso de porte de arma de fuego.

La información entregada a La Radio indica que dichas municiones eran entregadas a un segundo partícipe del hecho, quien las distribuía en las comunidades.