La Seremi de Salud del Maule acusó que la paciente del primer caso de la variante Delta del coronavirus en Chile mintió en el inicio de la investigación epidemiológica, y que tampoco hizo caso a las instrucciones de las autoridades sanitarios y se paseó por varios lugares de la comuna de San Javier.

La mujer, de 43 años, con residencia en Estados Unidos, viajó a inicios de mes a Chile por una delicada situación familiar: la muerte de su padre. Pero debido a los protocolos, la autoridad sanitaria había informado que ella no asistió al funeral el día 4 de junio, en base a lo relatado entonces por la familia.

Sin embargo, “nos encontramos con que el funeral había sido realizado el día 5 de junio y no el día 4 como nos habían relatado la paciente y su grupo familiar”, dijo hoy la seremi maulina, Marlenne Durán.

“Por eso nuevamente volvimos a insistir en conversaciones con la paciente y su grupo familiar, quienes finalmente terminaron reconociendo que la paciente había faltado a la verdad en la investigación epidemiológica y que llegó hacia el final del funeral“, puntualizó.

La secretaria regional sanitaria descartó nuevos casos de la variante Delta, en tanto que se está a la espera del resultado de otros exámenes de PCR, que de resultar positivos las muestras debieran secuenciarse para determinar si corresponden al contagioso linaje B.1.617.2.

Además, la hermana de la mujer reconoció que ésta no sólo estuvo en el funeral, sino que también fue a un café, a un local comercial y a una verdulería de la zona.

Ella y otros tres familiares fueron sumariados y, según los antecedentes actuales, se encuentran en residencias sanitarias.

El alcalde Jorge Silva, quien ya había cuestionado la versión inicial del Gobierno, declara hoy ante la Brigada de Investigación Criminal de la PDI, en el marco de la investigación de oficio abierta por la Fiscalía de San Javier para determinar si hubo negligencias de las autoridades en el manejo de este caso.

Paciente con variante Delta “faltó a la verdad”, fue a funeral y a locales comerciales

La autoridad de Salud del Maule, Marlenne Durán, aseguró que la mujer sí participó del funeral familiar por el que viajó a Chile, pese a que en principio había dicho que no.

Asimismo, la familia reconoció que ella también estuvo en un café, en una verdulería y un local comercial de la comuna de San Javier.

La Seremi de Salud del Maule acusó que la paciente del primer caso de la variante Delta del coronavirus en Chile mintió en el inicio de la investigación epidemiológica, y que tampoco hizo caso a las instrucciones de las autoridades sanitarios y se paseó por varios lugares de la comuna de San Javier.

La mujer, de 43 años, con residencia en Estados Unidos, viajó a inicios de mes a Chile por una delicada situación familiar: la muerte de su padre. Pero debido a los protocolos, la autoridad sanitaria había informado que ella no asistió al funeral el día 4 de junio, en base a lo relatado entonces por la familia.

Sin embargo, “nos encontramos con que el funeral había sido realizado el día 5 de junio y no el día 4 como nos habían relatado la paciente y su grupo familiar”, dijo hoy la seremi maulina, Marlenne Durán.

“Por eso nuevamente volvimos a insistir en conversaciones con la paciente y su grupo familiar, quienes finalmente terminaron reconociendo que la paciente había faltado a la verdad en la investigación epidemiológica y que llegó hacia el final del funeral“, puntualizó.

La secretaria regional sanitaria descartó nuevos casos de la variante Delta, en tanto que se está a la espera del resultado de otros exámenes de PCR, que de resultar positivos las muestras debieran secuenciarse para determinar si corresponden al contagioso linaje B.1.617.2.

Además, la hermana de la mujer reconoció que ésta no sólo estuvo en el funeral, sino que también fue a un café, a un local comercial y a una verdulería de la zona.

Ella y otros tres familiares fueron sumariados y, según los antecedentes actuales, se encuentran en residencias sanitarias.

El alcalde Jorge Silva, quien ya había cuestionado la versión inicial del Gobierno, declara hoy ante la Brigada de Investigación Criminal de la PDI, en el marco de la investigación de oficio abierta por la Fiscalía de San Javier para determinar si hubo negligencias de las autoridades en el manejo de este caso.

NUEVO VUELCO

Lo afirmado por la seremi de Salud se trata de otro vuelco en este caso, comunicado la semana pasada por el Ministerio de Salud.

Los primeros antecedentes entregados por el Minsal aseguraban que la paciente -que llegó al país con un test negativo- realizó el aislamiento por cinco días en la capital tras arribar al Aeropuerto Internacional y luego, tras recibir un PCR negativo, se trasladó a San Javier para asistir al funeral de un familiar cercano, pero luego el alcalde sanjavierino contradijo esa versión y acusó que ella se trasladó a la zona el mismo día que aterrizó en el país.

Posteriormente, un comunicado difundido por la Seremi de Salud maulina, explicó que la mujer efectivamente llegó al país el 4 de junio y, tras tomarse un PCR, inició una cuarentena como lo exige el protocolo en un hotel sanitario.

Sin embargo, ahí la versión cambió: de acuerdo con la autoridad sanitaria regional, al día siguiente de su ingreso al hotel sanitario, y cuando se obtuvo el resultado negativo del PCR, se le permitió suspender su cuarentena en la capital, permitiéndosele viajar y continuar el confinamiento en su domicilio en el Maule, ya que, según se detalló, la mujer contaba “con un permiso humanitario“.

Pese a ello, la Seremi dijo que la paciente “se mantuvo en cuarentena y no asistió a dicho funeral“, lo que finalmente hoy la propia Secretaría desmintió.