Tras una audiencia en el Juzgado de Garantía de Coyhaique, se cerró la investigación en contra de un coronel y capitán, ahora en retiro, de Carabineros, identificados como Pablo Capetillo y Juan Francisco Fuentes Fuentealba, imputados por el delito de obstrucción a la investigación tras ocultar un vídeo que exculpaba a un manifestante en el denominado estallido social.

Fue en febrero de 2020 cuando se declaró admisible la querella presentada por el Consejo de Defensa del Estado en contra de 8 carabineros por el delito de falsificación ideológica de documento público, en concurso medial con el ilícito de obstrucción a la investigación agravado.

La acción judicial acusa que los funcionarios de Carabineros excluyeron de las evidencias presentadas a la Fiscalía, un video que exculpaba a un imputado por el delito de maltrato de obra a la institución, hecho ocurrido durante una manifestación en Coyhaique, en noviembre de 2019.

En el parte policial, los funcionarios declararon que Martín Sanhueza, de 19 años, lanzó una piedra al sargento segundo Nelson Carreño -quien perdió varios dientes-, y que “siempre lo mantuvieron a la vista”, hasta que lo detuvieron.

Sin embargo, la investigación arrojó que el joven no lanzó la piedra al carabinero y la Fiscalía pidió su inmediata libertad tras estar cuatro meses en prisión preventiva. Eso sí, se sigue una indagación en su contra por desórdenes públicos.

Por lo anterior, se espera que en los próximos días, la Fiscalía de Aysén presente la acusación contra los policías en retiro.