“Es difícil decir un tiempo para solucionar el problema”, dijo Rabie en una multitudinaria rueda de prensa en la sede de la Autoridad, en la ciudad de Ismailiya, a orillas del canal de Suez. Sin embargo se mostró optimista de que finalmente pueda moverse el gigantesco barco con los 14 remolcadores que desde ayer viernes intentan arrastrarlo, aunque eso dependerá de que la marea sea favorable.

El primer intento para reflotar el buque portacontenedores de 400 metros de eslora encallado hace cuatro días en el Canal de Suez fracasó el viernes, por lo que esta crucial vía sigue bloqueada afectando al flete entre Asia y Europa.

La operación “fracasó”, reconoció la compañía marítima Bernhard Schulte Shipmanagement (BSM), encargada de la gestión técnica del navío. La empresa precisó que “dos remolcadores suplementarios de 220 a 240 toneladas” llegarían antes del 28 de marzo para reforzar las maniobras.

Remolcadores y dragas habían hecho todo lo posible para desencallar el portacontenedores que desde hace cuatro días bloquea esta ruta comercial clave entre Asia y Europa.