Rodolfo Rojas Valenzuela, joven sordo de 25 años, acusa que el día sábado 13 de marzo a eso de las 10:30 de la mañana, fue discriminado por funcionarios de la notaría Enrique Ortiz Schindler.

El joven destacó que la notaria suplente no le permitió hacer el contrato de compraventa de un vehículo porque según ella, una persona sorda era incapaz de tener un automóvil a su nombre, todo esto ocurrió mientras se encontraba acompañado de su hermana Cintia, quien además es intérprete certificada de la lengua de señas chilena.

Según el relato de Rodolfo, los jóvenes involucrados llegaron antes de que abriera la notaría para hacer la fila con otras 15 personas más, cuando de pronto, la hermana tuvo que dirigirse a otro lugar y dejó a Rodolfo en la fila.  Al volver para ayudarlo con el trámite, se dio cuenta que su hermano no tenía un número de atención a lo que el joven le responde que no escuchó al momento que los repartieron y no entendía lo que había dicho el guardia.

Cintia desconcertada con lo que había pasado, se acercó al guardia para explicarle la situación a lo que este responde, “no es mi culpa que él no escuche, los números ya se repartieron y no los vamos a poder atender” los demás funcionarios, asintieron frente a las palabras del hombre a cargo de la seguridad, por lo que la joven pidió hablar con el notario a cargo de la notaría, especifican en nota de prensa.

Luego del incómodo momento, le explican a Cintia que el notario no se encontraba, por lo que tendría que hablar con la notaria suplente, la cual atendió directamente a Rodolfo y su hermana.