Pese a que su expulsión del territorio nacional se ejecutó de manera exitosa, volvió a ingresar al país de manera ilegal por un paso no habilitado y tres meses después volvió a delinquir.

Durante el mes de febrero del año 2019 agredió sexualmente a una joven de 16 años y fue condenado, pero al regresar a Chile para octubre del mismo año, cometió el delito de robo con violación a una mujer mayor de edad.

“Él abordaba a las víctimas en la noche en la vía pública. La menor señaló en su declaración que este sujeto le habría dado a probar un jugo. En motivo de esto ella se habría sentido mal y habría perdido el conocimiento. Despertó mientras el sujeto la estaba agrediendo sexualmente”, dijo Marisela Silva, comisaria de la Brigada de Delitos Sexuales Metropolitana.

“Nosotros colocamos a disposición del Ministerio Público todos los indicios probatorios que hablan sobre la responsabilidad del sujeto en estos delitos, y deberá enfrentar ahora a la justicia, va a ser puesto a disposición durante el primer bloque de la mañana”, agregó.