Los profesionales médicos de la Universidad Católica, a cargo del estudio clínico de fase 3 de la vacuna china contra el COVID-19 del laboratorio Sinovac, entregaron este miércoles los resultados a la autoridad sanitaria.

Los especialistas fueron enfáticos en destacar que los efectos de la vacuna toman tiempo y no son inmediatos, y en el caso específico de Coronavac, entre dos y cuatro semanas después de haber recibido la segunda dosis de la vacuna se generan los anticuerpos que neutralizarían el virus en el organismo.

La doctora Susan Bueno, directora científica del proyecto Sinovac Chile, explicó que tras la primera vacuna se observa el aumento de anticuerpos en una fracción de las personas, sin embargo, tras la segunda dosis se ve que los anticuerpos en el 90 por ciento de los inoculados aumentaron de manera significativa.

“Hemos observado, equivalente a lo que se ha observado en otras poblaciones como la población china  que, en nuestro país, esta vacuna también es capaz de inducir anticuerpos contra el coronavirus, los que aumentan significativamente después de la segunda dosis, específicamente entre dos a cuatro semanas después de la segunda dosis”, dijo bueno en la entrega de informes a las autoridades.

Además, la especialista detalló que estos anticuerpos presentes después de la segunda dosis tienen capacidad neutralizante, es decir, impedirían el ingreso del virus a las células humanas.

En cuanto a la seguridad de la vacuna y los posibles efectos adversos que pudiera provocar en los inoculados, la directora médica del ensayo, la doctora Katia Abarca, explicó que de acuerdo a los estudios realizados en las regiones Metropolitana y de Valparaíso, no se ha visto “ningún efecto serio adverso”.

“La vacuna ha producido efectos bastante bajos en frecuencia. Lo más frecuente es que duela el brazo al inicio de la vacunación, pero esto es de corta duración, entre uno o dos días. Los otros síntomas han sido muy poco frecuente, muy poca fiebre. Menos del 5 por ciento de las personas han presentado fiebre, y las otras molestias generales no han sido diferentes entre vacuna y placebos”, detalló.

“No ha ocurrido ningún efecto adverso serio. Podemos concluir que esta vacuna tiene un muy buen perfil de seguridad y que es una vacuna muy bien tolerada por las personas”, añadió.