La expresidenta boliviana Jeanine Áñez fue detenida en la madrugada de este sábado en relación a una investigación sobre un supuesto golpe de Estado contra el ex mandatario Evo Morales, situación por la que se le acusa por sedición y terrorismo, entre otros delitos.

La televisión boliviana mostró a Áñez llegando al aeropuerto de El Alto, que sirve a La Paz, momento en que tildó de “ilegal” su detención, a preguntas de la prensa. Junto a ella, que no estaba esposada, aparecían el ministro del Gobierno (Interior), Carlos Eduardo del Castillo, y varios policías.

“Informo al pueblo boliviano que la señora Jeanine Áñez ya fue aprehendida y en este momento se encuentra en manos de la policía”, había anunciado antes Del Castillo en sus cuentas de Twitter y Facebook, felicitando a las fuerzas del orden por su “gran trabajo (…) en esta gran e histórica tarea de dar justicia al pueblo boliviano”.