Mientras en Talca, las cifras de contagiados superaban las 100 diarias, y Chile se encuentra nuevamente en el peak de contagios, alrededor de 300 personas se congregaron en la Plaza de la Independencia, sector Villa Bicentenario, de la capital regional, para dar el vamos a la campaña a la re elección de Juan Carlos Diaz, quien desató la molestia de los vecinos del sector, principalmente por no respetar la normativa vigente de distanciamiento social, uso de mascarillas y sobretodo, el aforo máximo de 20 personas para actividades al aire libre, arriesgando a Talca a entrar en una nueva cuarentena.

El actual alcalde, quien no ha tenido un periodo exento de polémica, al cual se suma últimamente un video del actual senador Juan Castro que denuncia una oscura administración, estuvo acompañado por el diputado Pablo Prieto, el candidato a gobernador George Bordachar, el Core Cesar Muñoz y candidatos a concejales del pacto Chile Vamos como Pablo Jansana y Ervin Castillo entre otros, tal como consignan sus redes sociales, además de ser acompañado por más de 300 personas, realizó su acto de campaña, con un banderazo, para luego terminar en una caravana.

Denuncia a la Seremi

Vecinos del sector, molestos por la situación, realizaron una denuncia ante la Seremi de Salud, quien confirmó a este medio, que fiscalizadores sanitarios se hicieron presentes en el lugar, desconociendo hasta el momento, si se llevará a cabo un sumario sanitario o no.

Uno de los vecinos del sector señaló que: “nos parece un despropósito que el alcalde haga un evento de tal magnitud, sabiendo que estamos arriesgando entrar a una cuarentena con los casos diarios sobre 100 contagiados en Talca. En nuestra familia, y en casi toda la ciudad y el país, llevamos meses sin ver a familiares y amigos, para respetar las medidas sanitarias que la autoridad impone, pero acá llega el alcalde, monta un show, con personas sin mascarillas, e incluso con resguardo policial y nadie hace nada”. 

Autoridad fiscalizadora

Una situación preocupante y que inquietó a los vecinos, fue la presencia de funcionarios de Carabineros que resguardaban la actividad. “Yo me acerqué a un Carabinero y me indicó que la actividad estaba autorizada, al indicarle que el aforo máximo era de 20 personas, y que él como autoridad fiscalizadora, debía cursar el procedimiento, se alejó sin realizar nada” comenta uno de los entrevistados».

Por su parte, la Seremi de salud, Marlenne Durán, indicó que efectivamente se recibió una denuncia a través del teléfono que el Ministerio de Salud puso a disposición de la ciudadanía para efectuar denuncias, y que personal fiscalizador sanitario se hizo presente en la actividad. Al cierre de esta nota, se desconoce si se adoptó un sumario en contra de los organizadores.