Durante la jornada de manifestaciones en Plaza Baquedano en la tarde del viernes, se registró un incendio que afectó a la estatua del General Baquedano emplazada en el lugar. Una situación que provocó las criticas de autoridades ante este nuevo suceso que fue catalogado como “indignante” por el Ejército.

Por ello, el ministro de Defensa Baldo Prokurica acudió hasta ahí para dejar una corona de flores a la estatua y la tumba del “soldado desconocido” que se encuentra emplazada en el mismo territorio.

Según indicó el secretario de Estado, dicho acto corresponde a un “gesto de desagravio por lo que ocurrió anoche”. “Este es un lugar muy significativo para Chile, para los héroes que lucharon en la guerra del Pacífico, para el General Baquedano y también para el soldado desconocido”, añadió.

Al mismo tiempo, el titular de Defensa destacó que “en Chile no hay espacio, en periodo de democracia, para tanta violencia. Y lo que queremos decir es que todas esas personas reflexionen, que miren y que vean por nuestro país entero para que la solución de los problemas que ellos plantean se haga por el diálogo y no por la violencia”.

Por parte del Ejército emitieron un comunicado en el aseguraron que el incendio fue provocado por “cobardes desadaptados”, calificando además lo ocurrido como un “acto indignante y repudiable”.

Asimismo, indicaron que quienes cometieron el siniestro son “antichilenos, porque desconocen la historia y en su ignorancia, son incapaces de descubrir el extraordinario aporte que el General Baquedano junto a miles de soldados chilenos le entregaron al país”.

Finalmente, la estatua fue pintada y arreglada nuevamente durante la madrugada. Una situación que se observó en variadas ocasiones durante el estallido social, donde la figura y su base fueron ralladas por manifestantes, para luego ser restaurada constantemente.