En la familia de Damaris Meliñir, la joven de 19 años encontrada muerta en un pozo en un patio de un inmueble en la comuna de Nueva Imperial, región de la Araucanía, siguen rondando las preguntas en torno a las circunstancias que llevaron la víctima a abordar el auto Charade verde que le pertenecía al autor confeso del crimen, y hasta ahora único imputado.

La pareja de la joven, Justin Avello, señaló que “ella estaba en su hora de trabajo cuando sale a colación y ahí tomó un auto, siendo que atrás estaba la micro que ellas todos los días toma en su rutina diaria”.

“No sabemos por qué motivos sube a ese auto. Tiene que haber sido conocido de ella o algo… Es impactante lo que pasó, porque luchábamos por pillarla viva”, agregó el joven quien confirmó que Damaris estaba embarazada y planeaban irse a vivir juntos.

Prisión preventiva para Luis Salas

Durante la tarde de este jueves el Juzgado de Garantía de Nueva Imperial decretó la prisión preventiva para Luis Salas (64) el autor confeso del crimen de la joven de 19 años, quien se encontraba desaparecida desde el pasado lunes en la región de la Araucanía.

El imputado permanecerá detenido en un plazo máximo de tres días, mientras que el tribunal fijó para el próximo domingo 7 de marzo a las 12:00 horas la audiencia de formalización de cargos.

El hallazgo de Damaris

Según las pericias policiales, la revisión de cámaras de seguridad en la vía pública y la colaboración de testigos fueron clave para dar con el paradero del autor del crimen, quien había enterrado a la joven en una fosa al interior de su inmueble.

El coronel Richard Gutiérrez, de la cuarta comisaría de Nueva Imperial entregó más antecedentes del caso. “Se hizo un catastro de las cámaras de la vía pública y se logró determinar que la persona desaparecida había abordado momentos antes un vehículo con ciertas características”, señaló el efectivo policial dando cuenta del Charade color verde que fue clave para la investigación.

“Con la colaboración de testigos, se logró dar con el domicilio donde vivía el propietario del vehículo y una vez entrevistada esta persona entró en contradicciones, en primera instancia negó transportar a la persona. Posteriormente se le solicitó verificar su domicilio, lo cual aceptó y se constató que en el patio, a unos 300 metros del inmueble había una fosa con tierra removida”, indicó el coronel Gutiérrez.

Asimismo, agregó que a raíz de “una serie de otras situaciones e indicios que se encontraron dentro del domicilio, se toma contacto con el Ministerio Público y se solicitó una orden judicial”.

Con ello, el “la persona manifestó haber trasladado a esta joven, a la cual le dio muerte y la enterró en un pozo (…) conforme a los indicios en el lugar, el individuo estaba realizando todas las maniobras para deshacerse de todo indicio y del cuerpo de la fallecida”.