La Corte de Apelaciones de Concepción rechazó el recurso de la Fiscalía y dejó en libertad al tío abuelo de Tomás Bravo, pequeño de 3 años y medio cuyo cuerpo fue hallado el viernes en el sector Caripilún, en la comuna de Arauco, donde había desaparecido 10 días antes.

Tras escuchar los argumentos, el tribunal de alzada penquista decidió, por dos votos contra uno, ratificar la decisión del Juzgado de Garantía de Arauco y descartar la medida cautelar de prisión preventiva contra J.E.E.E., de 57 años, la última persona que vio con vida al niño antes de que se perdiera el pasado 17 de febrero, a quien el Ministerio Público le imputa el delito de homicidio calificado.

La corte consideró que, con las pruebas presentadas por el Ministerio Público, “no es posible situar al acusado en el lugar de los hechos”, así como tampoco es posible “darle mayor credibilidad” al informe del Labocar de Carabineros.

“Existen numerosas pruebas científicas pendientes referidas a los análisis de muestras al cuerpo de esta víctima”, señaló el tribunal.

“Dese inmediata orden de egreso para el imputado si no estuviere privado de libertad por otra causa”, concluyó.

Ayer miércoles, el fiscal nacional, Jorge Abbott, designó a la fiscal regional del Biobío, Marcela Cartagena, para dirigir la investigación de esta causa, luego de la polémica formalización del sospechoso, que llevó a cabo el martes el fiscal jefe de Arauco, José Ortiz.

En ella, tras ocho horas de maratónica audiencia, el Juzgado de Garantía de Arauco desestimó la prisión preventiva solicitada por Ortiz. La magistrada Perla Roa impugnó prácticamente todas las hipótesis sostenidas por el fiscal, y enfatizó que, sobre la base de los antecedentes disponibles a esa altura de la investigación, no existían evidencias que probaran que Tomás fue asesinado ni tampoco que J.E.E.E. fue responsable de su deceso.

El martes, tras la decisión del tribunal, el fiscal Ortiz apeló de inmediato, oralmente, por lo que el tío abuelo de Tomás se mantuvo detenido, a la espera de la resolución del tribunal de alzada.

Respecto a la situación del persecutor -que en las últimas 48 horas ha sido foco de amplias críticas respecto de su desempeño profesional– Cartagena explicó que asumió la dirección de la investigación “manteniendo intacto el equipo que ya existía, en específico al fiscal jefe de Arauco, don José Ortiz Jiménez”.