Con el uso de varias hipótesis, los equipos policiales y de rescate siguen trabajando en la búsqueda de Tomás Bravo desaparecido en Lebu, Región del Biobío. Ninguna línea investigativa ha sido descartada y, una de ellas, es el rastreo del menor a través de perros adiestrados. Los canes habrían determinado que el niño podría haber llegado caminando hasta la carretera, no obstante, cuando los perros llegaron a aquel lugar, su rastro se les perdió. Como parte del grupo que busca al pequeño de sólo 3 años, está su tío abuelo, quien ha colaborado en las diligencias. “Se tomaron muestras, donde los canes pudieron trabajar de buena forma. Se hizo un recorrido con el tío del menor, y después la perrita siguió con su rastreo y todo coincidía con lo que él iba diciendo”, señaló Francisco Candia, miembro de la ONG Grim Chile.

Deja un comentario