La nueva prueba sucesora de la PSU contó con varias diferencias debido a las normas sanitarias que tomaron las autoridades para evitar contagios de COVID-19. Entre las modificaciones, este nuevo examen tenía un tercio menos de contenido.

El subsecretario de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, señaló a El Mercurio que los cambios realizados a la prueba “están dando los efectos deseados en términos de este acortamiento de brecha”.