El sistema frontal que registró la zona centro sur del país la semana pasada golpeó duramente al mundo del agro. Y tal fue el impacto que el gobierno acaba de anunciar que declarará emergencia agrícola para las regiones de Maule y O’Higgins, con el consiguiente apoyo económico que ello conlleva.

“A partir de esta declaración de emergencia agrícola vamos a poder contar no solamente con los recursos del Ministerio de Agricultura, sino también con recursos de los Gobiernos Regionales y de otros instrumentos para poder apoyar en esta situación en su conjunto”, dijo la ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga.

La secretaria de Estado anunció además un fondo de $ 700 millones en ayudas a los agricultores perjudicados con el fenómeno climático que sólo en la Región Metropolitana dejaron más de 40 milímetros de agua caída.

“Esta emergencia requiere que en ciertos rubros y ciertos agricultores puedan levantarse cuanto antes. Desde hoy día vamos a tener disponible este fondo que va a permitir aplicaciones y labores para volver a pararse en aquellos rubros que todavía tienen la oportunidad de poder terminar de mejor forma la temporada y terminar la cosecha de mejor forma”, afirmó la secretaria de Estado.

La autoridad comunicó que abrieron concursos de parte de INDAP para poder rehabilitar inversiones, como por ejemplo invernaderos, y admitió también que hay productos que no se van a poder salvar, especialmente en la Región del Maule.

“Hay ciertos rubros, como las sandías, los melones, los tomates que simplemente no se van a poder recuperar en esta temporada y necesitamos acompañarlos en forma distinta. Habrá un programa de reprogramación de los créditos, habrá un apoyo para la rehabilitación, pero no tiene que ser la próxima semana, sino que vamos a tener que recabar más información para poder en los próximos meses poder habilitar esas acciones”, agregó.