La salida de Briones es un secreto a voces. Así describen hoy en Hacienda la situación actual del titular de las finanzas públicas. Su última aparición ante los medios de comunicación fue el lunes en La Moneda y a diferencia de semanas anteriores no ha asistido a ningún programa radial como era su costumbre.

El plan original era que el consejo de Evópoli lo proclamara el sábado 30 y en ese mismo momento el ministro renunciara a su cargo y se nombrara a su reemplazante. Todo eso quedó atrás y ahora hay un nuevo escenario.

Por ello, los tiempos que se manejan en el gobierno para su salida es que sea no más allá del miércoles que viene. Esto porque el Presidente ya estará trabajando de manera presencial desde el martes luego de cumplir su período de cuarentena al ser contacto estrecho de una persona contagiada de Covid-19 y de esa manera cerrar el tema Briones.

Así, ante la inminente salida del ministro, la lista de nombres para su reemplazo ha ido variando con el correr de los días. Si en un comienzo los candidatos “naturales” eran economistas pertenecientes a Evópoli como el embajador ante la OCDE, Felipe Morandé o el Presidente de la Comisión Nacional para la Productividad, Raphael Bergoeing, ahora fuentes cercanas a este proceso afirman que estarían descartados, y que ahora la preferencia de Piñera se centran en contar con un economista de confianza.

En ese grupo, el candidato principal de Piñera es el exdirector de Presupuestos, Rodrigo Cerda. Su cercanía con el Presidente es el principal factor que lo lleva a estar en la lista de posibilidades. Además conoce bien el manejo de Hacienda y caería “de pie” para comenzar a funcionar desde el primer minuto. Conoce la interna y los ritmos que conlleva esa labor. Además es el candidato “favorito” de los equipos técnicos de Teatinos 120.

Cerda es doctor y máster en economía de la Universidad de Chicago y máster en macroeconomía aplicada e ingeniero comercial con mención en economía de la Universidad Católica.

Soledad Arellano también cumple con el requisito de ser cercana al Presidente. De hecho fue parte del grupo de economistas que trabajó en el programa de gobierno durante la campaña presidencial.

Ese grupo estuvo conformado por Felipe Larraín, Juan Andrés Fontaine, José Ramón Valente, Pablo Correa y Soledad Arellano. Además fue subsecretaria de Evaluación Social durante el primer gobierno de Piñera. Arellano es ingeniera comercial de la Universidad Católica con mención en economía y tiene un doctorado en Economía en el MIT.

La consejera del Banco Central, Rosanna Costa también es mencionada por algunos conocedores de la interna del gobierno. Esto principalmente por su buena relación que tiene con el mandatario. Pero al mismo tiempo dejar su cargo en el ente rector sería una complejidad considerando que Costa se perfila como la reemplazante de Mario Marcel en la presidencia del Central a fines de este año. Rodrigo Vergara, expresidente del BC estuvo en la lista, pero le transmitió a sus cercanos que no estaba disponible.

El ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno también es cercano al Presidente y por ello, al interior del Ejecutivo lo mencionan como candidato, sin embargo, un punto en contra es que no es economista por lo que sería la primera vez desde 1990 que un ministro de Hacienda no tiene esa profesión.

Dentro de este cuadro de opciones se menciona que pueda haber una sorpresa y se produzca un escenario similar cuando se nombró a Briones para el estallido social. Es decir, un economista con perfil académico pero con proyección política. Fuentes conocedoras del proceso afirman que el perfil independiente y cercano al Presidente busca también evitar algún conflicto interno con los partidos del oficialismo y con ello mantener los equilibrios en el gabinete y en el Comité Político, donde el ministro de Hacienda juega un rol clave.

De hecho el presidente de la UDI, Javier Macaya, sostiene que “es una decisión del Presidente y que por lo mismo no hemos sido consultados”. Acota que “los nombres que han aparecido son todos buenos y destacados economistas”.

Zaldívar también está en duda

Pero la salida de Briones no sería la única. La ministra del Trabajo, María José Zaldívar también presentó su intención de dejar el gabinete. En Palacio afirman que hace semanas que la secretaría de Estado viene con un desgaste personal debido a razones familiares.

Las mismas fuentes sostienen que el Mandatario ha intentado persuadirla para que se mantenga en su puesto debido a que considera que ha hecho un buen trabajo en la cartera y que cuenta con todas las capacidades.

De concretarse esta salida el futuro de la reforma previsional sería aún más incierta, ya que se quedaría sin sus dos principales negociadores, y por ende el que llegue debería comenzar a pavimentar nuevamente el terreno.

Deja un comentario