(CNN en Español) – Un trabajador de hospital de Wisconsin es acusado de retirar intencionalmente de un refrigerador 57 viales de una vacuna contra el COVID-19 durante la semana pasada, según dijeron funcionarios este miércoles. La acción obligó al hospital a desechar esos viales y generó una investigación por parte de la policía y el FBI, añadieron las autoridades.

El retiro de los viales de la refrigeración en el Aurora Medical Center, al norte de Milwaukee, y la posterior necesidad de desecharlos el sábado, significa que se perdieron más de 500 dosis, indicó Advocate Aurora Health.

“Esto fue una violación a nuestros valores fundamentales. Y el individuo ya no es nuestro empleado”, indicó un comunicado de prensa del sistema hospitalario este miércoles.

La destrucción de las dosis se informó ampliamente a principios de esta semana. Justamente, cuando el sistema hospitalario dijo que creía que los viales de la vacuna de Moderna contra el COVID-19 “se sacaron inadvertidamente del refrigerador de farmacia” en el hospital.

Pero, este miércoles, el trabajador “reconoció que sacó intencionalmente la vacuna de la refrigeración”, se lee en la declaración posterior del sistema.

“Hemos notificado a las autoridades correspondientes para una mayor investigación… Estamos más que decepcionados de que las acciones de esta persona resulten en que más de 500 personas tengan un retraso en recibir su vacuna”, se lee en el comunicado.

Investigan incidente con la vacuna en el hospital

La policía de Grafton informó que el sistema hospitalario se comunicó con ellos el miércoles por la noche. El reporte fue sobre “un empleado que manipuló los viales de la vacuna contra el COVID- 19″.

“Este asunto lo investiga activamente la Oficina Federal de Investigaciones, la Administración de Medicinas y Alimentos y el Departamento de Policía de Grafton”, dijo la policía de la ciudad.

Ni la policía ni el sistema de salud han discutido públicamente un motivo. El sistema de salud dijo que tendría una conferencia de prensa sobre el asunto este jueves.

CNN ha solicitado comentarios al FBI.

Moderna dice que su vacuna generalmente debe almacenarse a temperaturas inferiores a las que puede proporcionar un refrigerador. Pero también puede durar 30 días en refrigeración normal. Lo que permite a los hospitales y farmacias flexibilidad para el almacenamiento y la distribución de la vacuna.

Lee también: Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna desarrollada por AstraZeneca y Oxford

El sistema hospitalario no ha dicho cuánto tiempo transcurrió desde que se sacaron los viales del refrigerador y cuándo se descubrieron.

La vacuna puede durar hasta 12 horas fuera de un refrigerador, según Moderna. Un número no especificado de los viales extraídos se utilizó para vacunar a algunos miembros del personal dentro de la ventana de 12 horas, dijo el hospital.

“Desafortunadamente, la mayor parte se tuvo que descartar”, indicó la declaración inicial del hospital.

Deja un comentario