Doce años deberá pasar en la cárcel Luis Salinas Herrera, de 49, declarado culpable por la Justicia como autor del delito de violación reiterada cometido a una menor, entre los años 2015 a junio de 2017, previo pago a la madre de ella, en la comuna de Santiago.

El caso se conoció en agosto de 2017 y causó impacto a nivel nacional: Salinas Herrera “compró la virginidad” de la niña en un millón y medio de pesos, según informaba entonces la Policía de Investigaciones.

La Fiscalía Metropolitana Centro Norte informó que este juicio fue uno nuevo que hubo que realizar contra el acusado, “ya que en el primero, al segundo día de juicio, se fugó y se mantuvo prófugo por un año y medio, siendo detenido en febrero pasado”.

En este nuevo proceso penal, la fiscal Mariela Cid logró acreditar que los hechos fueron cometidos en diversos departamentos de un edificio ubicado en la mencionada comuna.

Con la investigación realizada junto a un equipo de la Brigadas Investigadora de Delitos Sexuales Metropolitana de la PDI, se pudo establecer que previo acuerdo económico con la madre de la víctima -también condenada-, violó de modo reiterado a la menor, quien tenía 12 años de edad.

En su alegato de clausura, la persecutora destacó la contundencia de la prueba expuesta ante el Tribunal Oral, “especialmente, la declaración de la víctima, quien relató lo sucedido con todo detalle, versión que mantuvo desde la denuncia efectuada en el 2017”.

Además de los 12 años de presidio efectivo, Salinas Herrera deberá cumplir la pena de sujeción a la vigilancia de la autoridad durante los 10 años siguientes, luego de que cumpla la pena principal.

Salinas Herrera, en su primera detención por este caso en 2017.

LA CONDENA DE LA MADRE DE LA NIÑA

En octubre de 2018, Wanda Virginia Romero Eissmann, madre de la niña, fue condenada a 13 años de cárcel como autora de los delitos reiterados consumados promoción o facilitación a la prostitución y violación de la menor, ocurridos en distintos departamentos de un edificio ubicado en calle San Isidro 45, en Santiago.

Un hecho que causó sorpresa e indignación adicional en ese entonces fue que, sólo tres meses antes de ser detenida -en aogsto de 2017-, la mujer postuló al concurso “Súper Madres de Chile”, que realizó el filántropo Leonardo Farkas, para el cual un video contando su historia de esfuerzo y el “cuidado abnegado” que brindaba a sus dos hijas.

 

Deja un comentario