La Sala de la Cámara rechazó este martes la nueva moción de censura a la mesa que lidera desde abril el diputado de Renovación Nacional Diego Paulsen, por 68 votos a favor y 69 en contra, instancia en la que de alguna forma se jugaba la unidad del bloque.

Las abstenciones de los diputados Pamela Jiles (PH), Florcita Alarcón (PH), Félix González (PEV) y Renato Garín (independiente) impidieron que la censura alcanzara la mayoría necesaria para cambiar a la actual testera.

Tal como en la criticada primera versión de esta acción, presentada e inmediatamente retirada por los radicales, el argumento fue el mismo: a Camila Vallejo (PC) y Cristóbal Urruticoechea (RN) no se les permitió votar sobre el proyecto de Educación Sexual Infantil Integral el 15 de octubre, debido a que empezaron la discusión de forma presencial y la terminaron de manera telemática.

En la antesala a la votación, no obstante, muchos reconocieron que los motivos no eran necesariamente una mala gestión del oficialismo, sino que se trató de una gestión política para hacer valer la mayoría opositora del hemiciclo.

Después de este traspié para el bloque opositor, celebraron en la testera el presidente de los diputados y el vicepresidente Francisco Undurraga (Evópoli), acompañados además por el ministro de la Segpres, Cristián Monckeberg.

La oposición incluso tenía acordada la nueva presidencia de la corporación y qué pasaría con las de las respectivas comisiones antes de que la moción fuera votada en Sala.

Deja un comentario