En la ciudad de Linares, un pequeño de seis años sufre una extraña enfermedad que es diagnosticada una vez cada un millón de personas y donde debe luchar cada día contra la neurodegeneración que ha ido avanzando rápidamente. Sus síntomas comenzaron cuando tenía dos años y medio y el diagnóstico le fue entregado recién en diciembre del año pasado, para lo cual necesita una operación de más de veinte millones de pesos; dinero que la familia no posee por lo que han organizado rifas y recibido la cooperación de organizaciones.

Deja un comentario